Últimos temas
» Ambientación - Château Chambord.
Mar Oct 13, 2015 1:34 am por Chateau Chambord

» The Last Rebellion - Cambio de botón
Vie Oct 02, 2015 9:14 pm por Invitado

» Woodstock Records (Cambio de Botón - Normal)
Dom Sep 20, 2015 9:13 pm por Invitado

» City of Delusion | Afiliación normal
Sáb Sep 19, 2015 8:17 pm por Invitado

» Fear the walking dead || Normal
Lun Sep 14, 2015 7:01 pm por Invitado

» Secrets entrusted by mistake {Anaëlle}
Sáb Sep 12, 2015 8:50 pm por D. Zane Frost

» Whispers in the Dark ▲ Af. Normal
Vie Sep 11, 2015 7:19 pm por Invitado

» Das mas grima que el bigote de tu prima || Tramas
Miér Sep 09, 2015 9:50 pm por Jewel V. Gallagher

» Jewel ♦ Net
Miér Sep 09, 2015 9:46 pm por Jewel V. Gallagher

1zp6r0z.jpg
↠ Afiliados Hermanos 0/4 ↠ Afiliados Elite 33/33

▄ No se aceptan botones con movimiento o con margenes para elites ademas si no poseen las medidas de los botones estos seran redimencionados.


Muggy morning — Guido

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Muggy morning — Guido

Mensaje por Frida A. Goldsworthy el Sáb Ago 01, 2015 6:08 am


No podía perderse la primera comida del día, el desayuno, que además de ser la más importante comida del día era la primera del año dentro del castillo. Por más que Frida odiara despertarse con el sonido de la alarma sonando cerca de su oído y los rayos de sol golpeando su rostro perderse el desayuno podía ser un fatídico error, sin nada en su estómago el cambio de humor a una chica desagradable y con poca paciencia con cualquier ser humano era galáctico. Esperó paciente en las duchas hasta que le llegó su turno. Por más que el agua fría sobre su piel no causara aquel golpe enérgico como en las demás personas, si lograba controlar el calor de su cuerpo, seguía prefiriendo el agua caliente en cualquier estación del año, le parecía más parte de ella cualquier objeto que emanará calor. No pudo tomarse todo el tiempo del mundo bajo el agua porque eran duchas compartidas, y aunque sí existían chicas a las que no les preocupaba quitarle tiempo a las que esperaban Frida no era una de ellas. Se apresuró en vestirse con el fin de alcanzar un asiento en el comedor, aunque sabía que ya tenía un asiento predeterminado desde hace mucho tiempo, no le gustaba ser la última en llegar a la mesa porque eso significaba saludar a un grupo mayor de personas. Su vestimenta consistía en un vestido negro simple que llegaba sobre sus rodillas sin mostrar demasiado sus piernas, sobre este una blusa a cuadros una talla más grande que la suya abierta y sus botines negros favoritos. Podía haber optado por medias pero las única que tenía a mano justamente tenían un agujero en su rodilla izquierda y no iba a perder tiempo buscando otras en su armario.
 
Se miró en el espejo antes de salir, era su yo pretencioso asegurándose de que no se veía tan mal, pero también era su yo preocupado asegurándose que las prendas cubrieran lo que suponía debían cubrir. Ya le había pasado unas cuantas veces que por usar vestido y por no echar una mirada en el espejo antes, uno de los bordes había quedado arriba enseñando toda su ropa interior inferior por los pasillos, aquello había sucedido nueve veces, aunque nueve veces en ocho años no era nada si hablamos de números, la vergüenza post estos sucesos era enorme. Se guiñó en el espejo para darse ánimos, en eso una compañera de cuarto la observó riendo y se acercó a Frida diciendo que si no se preocupaba por su cabello húmedo al menos se preocupara de su rostro, la cogió con algo de fuerza por el mentón mientras le ponía color a los labios de la irlandesa y le aplicaba sutilmente una capa en sus pestañas. Le agradeció con una sonrisa y siendo incapaz de mirar nuevamente su reflejo cogió su bolso y salió apurada al comedor.
 
En el recorrido de su habitación al comedor saludó a algunos rostros conocidos, pero también rostros que ella desconocía la saludaron ¿Qué podía hacer? Saludar de vuelta como si de verdad los conociera. Por suerte la fila para recoger su desayuno no era extensa, después de siete minutos ya había llegado el momento de pedir – Bonjour señora Foissard, espero que me haya extrañado, porque yo lo hice— saludó a la mujer regordeta que la atendía, sabía que si era amable con ella le tocaría una tostada que no estuviera quemada. Pidió lo de siempre: Un café con leche, un jugo de naranja, una tostada y una manzana roja. El proceso fue rápido, tomó su bandeja y se dirigió a aquella misma mesa que llevaba tiempo ocupando, donde se encontraban sus rostros conocidos – ¡Buenos días extraños!— no eran extraños, eran las mismas personas con las que compartía la mesa pero esa era su extraña forma de saludar, dejó caer su bandeja son suavidad sobre la madera mientras se sentaba con cuidado en su puesto, notó algo diferente en el rostro de los demás al mirarla, sonrió aunque parecía más una mueca. ¿El maquillaje está mal? No ¿Me he equivocado de mesa? No ¿Qué? Se cuestionó algo asustada. Miró a su derecha para comprobar que Rémi estuviera a su lado, pero aún no llegaba. ¡Guido! Le gritó su conciencia, si giraba a su izquierda era probable que estuviera allí. Claro, ese era su lugar antes del término, pero su memoria la había traicionado.


avatar
Frida A. Goldsworthy
Feu


Mensajes :
41
Fecha de inscripción :
10/07/2015
Edad :
21

Perfil de Frida A. Goldsworthy

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.