Últimos temas
» Ambientación - Château Chambord.
Mar Oct 13, 2015 1:34 am por Chateau Chambord

» The Last Rebellion - Cambio de botón
Vie Oct 02, 2015 9:14 pm por Invitado

» Woodstock Records (Cambio de Botón - Normal)
Dom Sep 20, 2015 9:13 pm por Invitado

» City of Delusion | Afiliación normal
Sáb Sep 19, 2015 8:17 pm por Invitado

» Fear the walking dead || Normal
Lun Sep 14, 2015 7:01 pm por Invitado

» Secrets entrusted by mistake {Anaëlle}
Sáb Sep 12, 2015 8:50 pm por D. Zane Frost

» Whispers in the Dark ▲ Af. Normal
Vie Sep 11, 2015 7:19 pm por Invitado

» Das mas grima que el bigote de tu prima || Tramas
Miér Sep 09, 2015 9:50 pm por Jewel V. Gallagher

» Jewel ♦ Net
Miér Sep 09, 2015 9:46 pm por Jewel V. Gallagher

1zp6r0z.jpg
↠ Afiliados Hermanos 0/4 ↠ Afiliados Elite 33/33

▄ No se aceptan botones con movimiento o con margenes para elites ademas si no poseen las medidas de los botones estos seran redimencionados.


I'm not doing anything wrong... Do I? | Jeffrey Smith

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm not doing anything wrong... Do I? | Jeffrey Smith

Mensaje por Kara B. Levesque el Mar Jul 21, 2015 1:40 am

Desde muy pequeña Kara había tenido problemas para conciliar el sueño, ¿por qué? Ni siquiera ella misma lo sabía, no se trataba de temores o pesadillas, tampoco era algo relacionado con la hiperactividad ni nada parecido, simplemente no lograba dormirse y, debido a la continua ausencia de sus padres a lo largo de su infancia, tampoco había tenido quien la tranquilizase durante aquellas largas noches en vela. Eso había causado que, finalmente, en vista de que no podía hacer nada para dormirse terminase recorriendo los largos y estrechos pasillos de su casa en pijama y de forma silenciosa como si fuese un fantasma para no despertar al servicio hasta llegar a la cocina.
Una vez allí se servía un cuenco con cereales o un trozo de tarta que hubiese sobrado aquel día o la cocinera hubiese preparado para el siguiente y durante horas se sentaba allí sola hasta que se adormecía lo suficiente como para volver a su dormitorio, sin nadie que le cantase una canción de cuna o se acostase con ella para hacerle compañía aunque la niña no pudiese dormirse.

Aquello no afectaba a Kara, o al menos se convenció de ello, había estado sola tanto tiempo desde su nacimiento -porque para ella la gente del servicio y sus niñeras no eran semejantes a la compañía de unos padres- que prácticamente se había convertido en algo suyo propio, tal vez por eso se sentía tan libre, la soledad le había enseñado que ella no debía responder ante nadie por sus actos y que podía hacer cualquier cosa que pasase por su mente. Después de todo daba igual lo que pensasen los demás porque incluso estando rodeada siempre estaría sola, al menos así lo sentía ella.
Con el paso de los años aquellos pensamientos habían ido arraigando en su interior y la costumbre de ir cada noche a la cocina y sentarse a reflexionar había permanecido también cuando fue llevada a Chambord, por supuesto no era algo que ella quisiera que los demás supiesen, era uno de sus secretos y ni siquiera lo había mencionado a sus amigos más allegados.
¿Kara Bree Levesque no era una arpía a fin de cuentas? El hecho de que tuviese aquella reputación de "badass" le facilitaba mucho las cosas, por lo general nadie se atrevía a preguntarle intimidades, ¿quién lo hubiese hecho? Con la de líos en la que se había metido en el castillo difícilmente había alguna persona que no respetase su privacidad y su carácter reservado.

Así que, como cada noche al pasar las doce y cuando estaba segura de que todos se encontrarían en sus respectivos dormitorios sumidos en los brazos de Orfeo, se levantó en silencio de su cama y sin molestarse siquiera en ponerse una bata o unos zapatos se deslizó por los pasillos y escaleras del lugar hasta llegar a su santuario secreto, la cocina.
Acababa de encender la luz y comenzaba a girarse cuando chocó contra alguien y, en lugar de hacer como cualquier persona normal y echar a correr gritando como si hubiese visto a Jack el Destripador, la castaña se quedó quieta con los ojos muy abiertos. Por primera vez tenía miedo de que la hubiesen pillado in fraganti, las noches en la cocina eran lo único que realmente hacía sin intención de ser castigada y si le quitaban el poder ir allí con seguridad se volvería loca.

Pero cuando finalmente alzó los ojos y se encontró con la persona que la había descubierto una sonrisita de suficiencia apareció en su rostro, no era lo suficientemente alta como para encararlo pero sí lo suficientemente atrevida como para retarle. Después de todo aquel hombre de labios carnosos y ella ya se conocían de hacía tiempo.— Vaya, Profesor Smith, ¿qué hace fuera de la cama tan tarde? —Dijo poniendo cierto tono burlón cuando pronunció su título y apellido y enfatizando el hecho de que le estaba hablando de usted cuando apenas se llevaban tres años y tenían alguna que otra historia de sus tiempos de estudiante. A Kara le había sorprendido verle el día de la Independencia pero hasta aquel momento no había tenido oportunidad de enfrentarlo.—  Ir solo por el castillo a estas horas es muy peligroso. —Continuó hablando con aquel tono burlón, si se hubiese tratado de otro Profesor probablemente las cosas hubiesen sido diferentes pero Smith no era un profesor cualquiera y ella lo sabía.
avatar
Kara B. Levesque
Terre


Mensajes :
24
Fecha de inscripción :
17/07/2015

Perfil de Kara B. Levesque

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm not doing anything wrong... Do I? | Jeffrey Smith

Mensaje por Jeffrey Smith el Mar Jul 28, 2015 5:53 am

Talló sus ojos con las yemas de los dedos, llevaba leyendo el mismo capítulo desde hacía una hora y no podía retener ni un poco la información que contenía, sólo sabía que no podía dormír y que no sabía qué más hacer a altas horas de la noche. Antes, cuando aún era estudiante probablemente hubiera encontrado la forma de escabullirse fuera de las habitaciones masculinas para así poder ir a las habitaciones femeninas en busca de alguna compañera que le ayudara a pasar la noche, pero ahora todo era completamente diferente; Su habitación se encontraba en un lugar completamente diferente y no sólo abusaría de su suerte yendo en busca de alguna alumna que con anterioridad fue su compañera sino que además se estaría sumando a una lista de problemas con Noah sobre su papel de maestro y no de estudiante. Lanzó el libro a alguna parte de su habitación y se quedó recostado durante varios minutos más mirando el techo, mirando las sombras que la luna proyectaba cuando se privaba por troncos o ramas de los árboles que se encontraban fuera de su habitación. Aún se cuestionaba por haber aceptado el trabajo, por aceptar estar bajo una serie de normas que antes le molestaban mucho y que siempre lo ponían en conflicto con los profesores, por otra parte no podía decirle que no a Noah, era como el padre que nunca tuvo y también Chambord era el hogar que sus padres nunca le dieron; básicamente tenía sentimientos encontrados a los cuales no podía encontrarles una solución razonable, estaba entre la espada y la pared.

Su estómago pedía un aperitivo de media noche y no podía decir que no cuando no tenía nada mejor que hacer, se puso de pie y se colocó un pantalón de pijama ya que no le parecía buena idea ser descubierto andando en bóxers por los pasillos, mientras se colocaba una playera de una banda de hacía siglos que usaba para dormir de vez en cuando y salía de su habitación cerrando la puerta detrás de sí lo más silencioso que pudo haberlo hecho. Anduvo descalzo y se arrepintió por no haberse colocado al menos calcetines, sin embargo parecía la mejor idea ya que así no hacia ruido en lo absoluto al caminar, pasó por un par de escaleras mientras verificaba mirando a ambos lados antes de avanzar por un nuevo pasillo, como toda una película de espías. Ya conocía el camino de memoria y parecía ser bastante emocionante ya que desde hacía varios meses que no pisaba el castillo y ésta era una buena forma de recordar los viejos tiempos, anduvo así por os pasillos durante diez minutos hasta que estuvo frente a la puerta del único lugar que quería en esos momentos, la cocina.

Entró y recordando de memoria cada rincón, avanzó hasta donde la nevera para sacar una rebanada de cualquiera que fuera el pastel que los cocineros prepararon para la cena y tras tomar un tenedor comenzó a comer dicho pastel que para su suerte era de chocolate. Pasos y el sonido de la puerta abriéndose le hicieron querer verificar de quién se trataba por lo que tras dejar el plato con el pastel en la mesa avanzó hasta la puerta, con lo que no contaba era que ese alguien encendería la luz y además chocaría con él, bajó rápidamente la mirada y sonrió de medio lado al ver de quién se trataba, Kara Karita.

— Lo mismo debería preguntar yo, señorita Levesque ¿No es muy tarde para que una alumna esté fuera de la cama? — comentó en el mismo tono que ella había hablado usando a su favor el hecho de que ahora él era del equipo contrario y podía castigarle en cualquier momento, cosa que obviamente no iba a hacer — No soy el tipo de hombre que corre cuando hay peligro, debería saberlo ya señorita — sonrió mientras daba un par de pasos hacia atrás para poder mirarle mejor — Justo como recordaba, excepto por la parte en la que escapas a la cocina a mitad de la noche — avanzó hasta donde su pastel y con el tenedor cortó otro pedazo para llevárselo a la boca — Lamento informarte que he tomado la única rebanada de pastel que quedaba y no, no pienso compartirlo contigo a menos que me des una buena razón para hacerlo — acto seguido guiñó un ojo y espero la reacción de la curvilínea mujer que tenía delante de sí.
avatar
Jeffrey Smith
Professeur


Mensajes :
16
Fecha de inscripción :
17/07/2015
Edad :
26
Localización :
Party!

Perfil de Jeffrey Smith

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.