Últimos temas
» Ambientación - Château Chambord.
Mar Oct 13, 2015 1:34 am por Chateau Chambord

» The Last Rebellion - Cambio de botón
Vie Oct 02, 2015 9:14 pm por Invitado

» Woodstock Records (Cambio de Botón - Normal)
Dom Sep 20, 2015 9:13 pm por Invitado

» City of Delusion | Afiliación normal
Sáb Sep 19, 2015 8:17 pm por Invitado

» Fear the walking dead || Normal
Lun Sep 14, 2015 7:01 pm por Invitado

» Secrets entrusted by mistake {Anaëlle}
Sáb Sep 12, 2015 8:50 pm por D. Zane Frost

» Whispers in the Dark ▲ Af. Normal
Vie Sep 11, 2015 7:19 pm por Invitado

» Das mas grima que el bigote de tu prima || Tramas
Miér Sep 09, 2015 9:50 pm por Jewel V. Gallagher

» Jewel ♦ Net
Miér Sep 09, 2015 9:46 pm por Jewel V. Gallagher

1zp6r0z.jpg
↠ Afiliados Hermanos 0/4 ↠ Afiliados Elite 33/33

▄ No se aceptan botones con movimiento o con margenes para elites ademas si no poseen las medidas de los botones estos seran redimencionados.


Ways to go || Kara B. Levesque

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ways to go || Kara B. Levesque

Mensaje por Anaëlle Leroux el Lun Jul 20, 2015 7:32 pm

Por lo general Anaëlle era una estudiante bastante responsable, esa pizca de ambición que poseía hacía que se exigiera a sí misma para ser la mejor y sin embargo, allí estaba acostada sobre uno de los bancos de madera de uno de los tantos salones de clases del castillo que jamás se ocupan y más que cómodo era oportuno para este tipo de ocasiones, para saltarse de clase sin ser atrapado era el mejor refugio. Movía sus manos sólo por hacer algo mientras sobre su cabeza una suave corriente de aire hacia girar unos papelitos de colores, un ejercicio de  control que le había enseñado su padre y que luego se convirtió en un juego para la vent. No muy lejos de ella estaba una de las personas que mejor le caían del cuerpo estudiante, la terre era un torbellino que siempre llamó su atención, la miró de lado sin detener la corriente de aire, observó sus facciones delicadas mientras una sonrisa aparecía en su rostro, cuan equivocada era la primera impresión que uno se llevaba de Kara, pero bastaba intercambiar pocas palabras para conocerla realmente.


Dobló las piernas mientras miraba el ir y venir de los papelitos de colores, suspiró –  Mi papá solía exigirme hacer esto durante horas cuando era niña, terminaba agotada – comentó con algo de melancolía y diversión en la voz. Ya hace mucho tiempo había superado la etapa de extrañarlos y sentir que le faltaba una parte al no tenerlos cerca. Había madurado en ese aspecto, se volvió más independiente y cuando descubrió que el recuerdo de Nathaniel dictaba el curso de su vida pues esa relación íntima con sus padres se quebró, sin embargo los buenos recuerdos los guardaba celosamente. Volvió a mirar a Kara - ¿puedes creer que estuve a punto de no venir a Chambord? Educada en casa – se encogió de hombros, tratando de pintar un cuadro en su mente donde fuera la protagonista pero que creció en casa, lo veía como algo similar a una catástrofe – Sería un bicho raro – fingió horror antes de soltar unas risas a bajo volumen mientras contemplaba el lugar con algo de interés, era una mugre, reflejo de la falta de uso – Necesitamos un refugio nuevo o hacer que este sea más decente – comentó frunciendo el ceño, mientras recorría mentalmente el castillo tratando de buscar algún lugar mejor para pasar el rato en lo que acababan las clases del día.
avatar
Anaëlle Leroux
Sub-Lider Vent


Mensajes :
47
Fecha de inscripción :
18/07/2015
Localización :
I can kill your migraine

Perfil de Anaëlle Leroux

Volver arriba Ir abajo

Re: Ways to go || Kara B. Levesque

Mensaje por Kara B. Levesque el Mar Jul 21, 2015 1:17 pm

Tal vez saltarse clases no debería ser una costumbre para Kara pero, de vez en cuando, era algo inevitable. En las pocas ocasiones en las que necesitaba un descanso siempre acudía allí, a aquel salón de clases medio abandonado, era algo así como su refugio, un lugar algo mugriento y desastrado por el desuso pero perfecto para pasar un rato sin ser descubierta por ningún entrometido.
Aquel día no había tenido intención de escaquearse de ninguna clase, de hecho se había propuesto a sí misma intentar, ya que solo le quedaban un par de años de clase, comportarse y ser una buena alumna. ¿Iba a funcionar? Por supuesto que no pero la intención era lo que realmente contaba. Y, tras una noche especialmente movidita, finalmente se había inclinado hacia la opción de dormitar un rato mientras su primera clase pasaba lenta e inexorable para el resto de alumnos.
¡Cuál había sido su sorpresa al ver a Anëlle allí haciendo novillos! Al contrario que Kara la joven Leroux sí que era bastante responsable para con sus estudios, por eso al verla tumbada en uno de los bancos en una actitud que a ella le pareció pensativa enarcó las cejas, unos papelitos de colores se movían en el aire controlados por la ventus.

¿Haciendo novillos? Anaëlle, te creía una chica centrada en sus estudios. —Bromeó la terre cuando se acercó a ella sentándose en el banco que había al lado, acarició la madera sintiéndola crujir bajo sus manos. La chica parecía muy concentrada así que cuando habló mencionando a su padre Kara simplemente la escuchó en silencio esperando a que continuase, los temas familiares no eran su punto fuerte aunque por supuesto eso no lo sabía nadie. Formaba parte de su intimidad y bien era sabido que Kara Bree Levesque no le confiaba la oportunidad de conocerla realmente a nadie.¿Todo el día moviendo papelitos? Por Dios, hubiese terminado por volverme loca, es importante ejercitar el don pero tanto como eso... es exagerar. —Suspiró, ella nunca había ejercitado su don con nadie, cuando entró en Chambord prácticamente no sabía hacer nada a conciencia, todo le surgía sin más cuando se enfadaba o irritaba y eso solía ser muy peligroso, una persona sin control en su don... podía generar muchos problemas. Tampoco es que sus padres se hubiesen molestado en ayudarla, su madre era una humana sin ningún tipo de don por lo que difícilmente hubiese podido hacer algo por ella pero su padre... su padre también era un terre y en lugar de brindarle apoyo la había encerrado en aquel lugar durante toda su infancia, adolescencia y futuramente algunos años de su juventud.

Educada en casa, ¡puag! Creía que no existía nada peor que este internado hasta que he escuchado esas tres palabras, gracias por consolar mi existencia. —Se rió la chica, lo cierto es que Chambord la había ayudado a relacionarse con gente como ella y eso era de agradecer pero... ¿acaso no hubiese preferido ser educada en casa? No, con total seguridad su padre hubiese contratado un tutor o tutora privado para ello y hubiese continuado ignorándola y viajando de aquí para allá con su madre.Menos mal que entró en razón, ¿a quién iba a malinfluenciar si tú no estuvieses aquí? —Vale, aquello era una tontería, Kara podría ser una mala influencia hasta para el mismísimo diablo pero sí que era verdad que no imaginaba el castillo sin su amiga. Una fuerte carcajada salió de sus labios al escuchar el comentario sobre el estado de su escondite, lo cierto era que sí, aquel lugar resultaba ciertamente desagradable a la vista por la cantidad de polvo que almacenaba.Podríamos atrevernos con alguna de esas salas misteriosas que hay escondidas por todo el castillo pero sinceramente, no estoy segura de atreverme a luchar contra fantasmas. —El único fantasma con el que se peleaba era Marucelli y no era precisamente un muerto que se arrastraba lloriqueando por los pasillos.
avatar
Kara B. Levesque
Terre


Mensajes :
24
Fecha de inscripción :
17/07/2015

Perfil de Kara B. Levesque

Volver arriba Ir abajo

Re: Ways to go || Kara B. Levesque

Mensaje por Anaëlle Leroux el Mar Jul 21, 2015 11:09 pm

Soltó una carcajada, ladeó la cabeza mirando a Kara con los ojos llenos de picardía – Soy una caja de sorpresas – musitó con un tono de misterio que hacía que sus palabras generasen dudas en lugar de aclarar situaciones, lo cual era algo que usaba a menudo por el simple hecho de ver las reacciones de las personas, aunque en ese momento fue más un eufemismo para un “¿Qué puedo hacer? Es lo que hay” y sin embargo su respuesta le pareció la más adecuada, ya que en parte la terre estaba en lo correcto Anaëlle sí era exigente consigo mismo en lo que a estudios respectaba pero como todo en la vida, en ocasiones se necesitaba una pausa, apagar el mundo o por los menos las cosas que nos sacan de nuestra esencia; y en ese momento solo quería eso, un instante sin presión. Se encogió de hombros y sonrió – Visto de esa manera resulta algo tedioso realmente – arrugó la nariz sin borrar la sonrisa pues no lo había considerado jamás de esa manera, para ella haberlo hecho siempre resultaba un orgullo ya que eran horas y horas de esfuerzo que habían dado sus frutos, tenía bastante control sobre su don, tal vez no hacía grandes cosas pero lo que hacía con su don lo hacía a la perfección. Se incorporó dejando caer los papelitos en sus piernas que ya se cruzaban dobladas sobre el banco – No fue tan malo, era un reto… cada día mejoraba un poco y creéme, ayudo muchísimo a mi vanidad que al tercer día pudiera levitar dos papeles y al séptimo tres – soltó unas risas – me sentía la diosa de los vent – confesó sonrojándose un poco – probablemente aún lo soy – bromeó con un tono de autosuficiencia que solo consiguió arrancarle más carcajadas mientras le guiñaba un ojo a Kara, expresando la confianza que tenía en sí misma.


Decir que la reacción de Kara la sorprendió sería mentir, pues era totalmente algo que ella diría, acomodaba los papelitos unos sobre otros para guardarlos, ya que más que ayudarla a ejercitar su don ese pequeño juego la relajaba y la ayudaba a pensar, por lo que los cuidaba ya que tampoco quería andar reponiendo papelitos. Se relamió los labios – Me alegra serte de utilidad, Levesque – respondió en tono cortés. En cierto modo, estaba de acuerdo, luego de conocer la vida en el castillo, ese tipo de educación se le antojaba una tragedia griega pero cuando todo aquello fue planteado no representaba problema porque estar en casa era todo lo que conocía. La pregunta de Kara la saca de su estado introspectivo, se encogió de hombros – Estoy segura de que encontrarías a alguien – realmente lo creía, nadie era irreemplazable – Todos quieren ser malos, pocos tienen las agallas de serlo – comentó con ese mismo tono de misterio que había usado antes. Hablando de agallas, no pudo contener una carcajada al oír las palabras de Kara - ¿Fantasmas? Los fantasmas no existen… Son vents aburridos molestando a la gente – comentó entre risas y luego se llevó una mano a la boca, fingiendo terror – Acabo de revelarte uno de nuestros secretos más preciados – bromeó, pero realmente seguía pensando en “esas salas misteriosas”, torció los labios hacia un costado recordando la conversación que había mantenido con Juliet unas noches atrás, su mejor amiga, como siempre, le había contagiado su curiosidad – Los pasillos prohibidos – susurro en un tono apenas audible, pero lo dejó estar – Un lugar en las torres sería perfecto, podríamos ver toda la extensión de los terrenos del castillo desde allí, molestar a la gente desde allí sin realmente saber quiénes son ya que se verán como hormiguitas – musitó con algo de diversión, pues sabía que no se verían como hormigas desde allí.
avatar
Anaëlle Leroux
Sub-Lider Vent


Mensajes :
47
Fecha de inscripción :
18/07/2015
Localización :
I can kill your migraine

Perfil de Anaëlle Leroux

Volver arriba Ir abajo

Re: Ways to go || Kara B. Levesque

Mensaje por Kara B. Levesque el Lun Jul 27, 2015 8:53 pm

Una enorme sonrisa se extendió por el rostro de Kara al escuchar a la chica comentar aquello sobre sentirse la Diosa de los Vent.De hecho, ahora que lo mencionas, he estado hablando con los Vent del castillo hacerte un altar de papelitos para poder ir a adularte. —Dijo bromeando, para ella escuchar hablar de gente que había ejercitado su don desde pequeña era algo así como un punto débil, la castaña prácticamente no había sabido de su don hasta que fue enviada a Chambord con diez años por lo que ni siquiera había practicado nada con su padre, que era de quien lo había heredado.
De todas formas tampoco tenía por qué importarle, a ella le daba igual ya eso, ¿todavía sentía rencor hacia su padre? Por supuesto que sí, ¿cómo no iba a hacerlo? La sensación de haber sido abandonada no desaparecía sin más y mucho menos podría disculparle que no se hubiese dignado a visitarla ni siquiera en verano.Supongo que el hecho de que comenzases a practicar ya desde pequeña influyó en tus estudios hoy en día, es una ventaja comenzar temprano a desarrollar tu don. —Se encogió de hombros, lo cierto es que no era un tema que le agradase tratar, pero tampoco era como si no fuese a hablar de ello. Tal vez si ella misma hubiese practicado más con su don cuando era más pequeña ahora sería una mejor estudiante... bah, a quién quería engañar, seguiría escaqueándose de las clases y causando problemas, no era como si por practicar un poco fuese a cambiar por completo su forma de ser.


Kara de nuevo se echó a reír ante las palabras de la chica, le hacía gracia que le dijese que se alegraba de serle de utilidad y más el hecho de que creyese que todos querrían ser malos pero pocos tenían las agallas para serlo realmente, ¿eso significaba que consideraba que la castaña tenia agallas? Sin duda era un piropo.Es el encanto de los malos al final todos, aunque no quieran admitirlo, acaban enamorados de ellos. —Suspiró fingiendo que era algo trágico que todo el mundo te amase, nunca se había planteado el hecho de ser realmente mala, bien es cierto que era contestona, problemática, sarcástica y mordaz pero de ahí a ser mala... vale, sí, puede que lo fuera un poco, no tenía sentido negarlo.Sin embargo no sería tan divertido con otras personas y más teniendo en cuenta que tú me revelas los más sagrados secretos ventus. —Dijo haciendo referencia al hecho de que la chica había dicho que los fantasmas no existían, sino que eran ventus aburridos. Eso sí que era interesante, se lo creía, conocía a los suficientes como para saber de su carácter juguetón.


No negaré que me da curiosidad morbosa lo de visitar los pasillos prohibidos, no me imagino qué puede haber en ellos. —A la mitad de los estudiantes les gustaría descubrir qué se escondía en aquellos pasillos misteriosos y Kara no era una excepción.Pero sí, tienes razón, podríamos usar alguna vista desde la torre, algún lugar al que no vaya nadie, podríamos decorarlo y hacer maldades desde allí a los estudiantes que pasasen por debajo. —No era una mala idea, de hecho las alturas le encantaban y aquella mugrienta clase no podría ser su refugio para siempre.
avatar
Kara B. Levesque
Terre


Mensajes :
24
Fecha de inscripción :
17/07/2015

Perfil de Kara B. Levesque

Volver arriba Ir abajo

Re: Ways to go || Kara B. Levesque

Mensaje por Anaëlle Leroux el Mar Jul 28, 2015 4:29 am

Dejó de reír mientras acomodaba con cuidado los papelitos para luego guardarlos en uno de los bolsillos de su chaqueta – Perfecto… Estos condenados papelitos tienden a desaparecer – confesó con un suspiro y luego sonrió lo que hizo que su rostro adoptara una expresión pícara – Aunque creo que sé bien lo que ocurre, me los roban mis seguidores – musitó sin mucha seguridad, pues al decirlo no sonó tan bien como en su mente, pues parecía que ya se iba de tema restándolo diversión al asunto, decidió de esa forma dejar estar el asunto.  La miró con el ceño fruncido, de pronto la conversación había adquirido cierto color de seriedad, lo cual no era malo, pues ayudaba a fomentar otros matices en una relación, hizo un mohín analizando las palabras de la terre – No lo sé Kara – ladeó el mohín en un gesto típico suyo que delata su postura pensativa – Te concedo eso de que es una ventaja, pero sólo los primeros años, ya luego las cosas se equilibran más entre todos, supongo que también es consecuencia del sistema – ni bien dijo eso se dio cuenta de que entraba en asuntos que le gustaba  debatir, por lo que podía volverse realmente intensa y por supuesto sumergirse tanto en sí misma que terminaría aburriendo a  alguien como Kara, se encogió de hombros chasqueando la lengua – En fin, somos lo que nos toca ser ¿no? – preguntó sonriendo con ternura.


La miró, sin poder evitar sonrojarse un tanto, porque por más que quisiera negarlo u ocultarlo en su defecto, pertenecía a ese grupo que inevitablemente caía ante los encantos que implicaba el peligro y ese misterio que siempre e inevitablemente rodeaba a los chicos y las cosas malas, incluso cuando sabía que por lo general terminaba mal, pero en su defensa, no era tampoco su caso el querer ocultarlo a toda costa y hacerse pasar por una ilusa que supuestamente no sabía a donde se metía cuando perseguía la maldad, por decirlo de alguna manera; y así simplemente asintió demostrando su acuerdo con Kara, no había nada que pudiera añadir al respecto, estaba perfectamente dicho por la terre.  Soltó una risa llena de espontaneidad que fue como una brisa fresca luego de aquel fugaz momento en que quedó en evidencia – Si, pero me temo que es un secreto al mes – musitó llena de diversión, y en ese momento su mente vagó unos efímeros segundos por todo lo que conocía de los vents, intentando hallar más secretos, más para sí misma que para su interlocutora, obviamente abandonó aquel divague al no encontrar respuestas.

Suspiró, pues a ella también le causaba curiosidad, había hablado sobre ellos con Juliet en varias ocasiones, lo cual solo acrecentaba su atractivo y sospechaba que bastarían un par de conversaciones más al respecto con su mejor amiga hasta que idearan un plan que les permitiría explorar aquella zona, sin embargo se guardó eso para sí misma, para no traicionar a la mujer de su vida, pues era algo que tenían que hacer ambas. Se relamió los labios olvidando a su mejor amiga pasando a recorrer mentalmente la geografía del castillo, en busca de alguna locación viable para lo que ambas estaban buscando – Creo que deberíamos hablar con más gente sobre nuestra búsqueda – dijo algo pensativa, en su mente se formaban la idea y la imagen de un refugio para los alumnos, un salón común libre de reglas y totalmente clandestino para el cuerpo directivo y docente del castillo – Como una guarida – definió con tono cómplice, sintiéndose nuevamente una adolescente – Imagínate podrías crear desde allí un huracán y un terremoto personal para el idiota de turno que esté en nuestro campo de visión – la malicia cosquilleó en su estomago.
avatar
Anaëlle Leroux
Sub-Lider Vent


Mensajes :
47
Fecha de inscripción :
18/07/2015
Localización :
I can kill your migraine

Perfil de Anaëlle Leroux

Volver arriba Ir abajo

Re: Ways to go || Kara B. Levesque

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Perfil de Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.