Últimos temas
» Ambientación - Château Chambord.
Mar Oct 13, 2015 1:34 am por Chateau Chambord

» The Last Rebellion - Cambio de botón
Vie Oct 02, 2015 9:14 pm por Invitado

» Woodstock Records (Cambio de Botón - Normal)
Dom Sep 20, 2015 9:13 pm por Invitado

» City of Delusion | Afiliación normal
Sáb Sep 19, 2015 8:17 pm por Invitado

» Fear the walking dead || Normal
Lun Sep 14, 2015 7:01 pm por Invitado

» Secrets entrusted by mistake {Anaëlle}
Sáb Sep 12, 2015 8:50 pm por D. Zane Frost

» Whispers in the Dark ▲ Af. Normal
Vie Sep 11, 2015 7:19 pm por Invitado

» Das mas grima que el bigote de tu prima || Tramas
Miér Sep 09, 2015 9:50 pm por Jewel V. Gallagher

» Jewel ♦ Net
Miér Sep 09, 2015 9:46 pm por Jewel V. Gallagher

1zp6r0z.jpg
↠ Afiliados Hermanos 0/4 ↠ Afiliados Elite 33/33

▄ No se aceptan botones con movimiento o con margenes para elites ademas si no poseen las medidas de los botones estos seran redimencionados.


I know I'm acting a bit crazy — priv

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por Frida A. Goldsworthy el Lun Jul 20, 2015 3:50 am



Apenas era el principio del semestre y ya se encontraba estudiando, precisamente en su habitación. Con sus lentes de lectura, libro en mano y un tazón de té en la otra leía un viejo libro que su profesor les había ordenado estudiar, específicamente el capítulo I y II, debían llevarlo leído para la próxima clase porque haría interrogación, todo para fomentar el estudio constante. Capítulo uno terminado, bien hecho Frida solo te ha tomado gran parte de la mañana entenderlo, suspiró cansada echando una mirada a su habitación, se encontraba sola allí, sus compañeras estaban ausentes ya que la mayoría de las personas aprovechaba el fin de semana para desapegarse de los estudios, pero la pelirroja no, ella prefería prepararse con anticipación y no como seguramente lo harían los demás, leyendo el par de capítulos el día anterior o en el tiempo libre antes de clase. Iba a comenzar por el segundo capítulo cuando una de sus compañeras entró riendo a carcajadas seguida de un chico, fugazmente cerraron la puerta y se le quedaron viendo ¿Todavía leyendo?—preguntó su compañera mientras le soltaba la mano al muchacho y se le acercaba tomándose la atribución de sentarse en la cama de Frida y acercársele mucho, llegando al oído de la irlandesa – Me harías un gran favor si nos dejaras solos, un día por mí, otro por ti—susurró alejándose de su oído para guiñarle el ojo. Frida lo captó de inmediato, y comprendió que no podía ser egoísta, ella había tenido la habitación para si sola toda la mañana sin que nadie la viniera a molestar, además necesitaba moverse porque sentía que sus piernas ya se estaban atrofiando. Dejó su libro en su mesa de noche y se levantó de su cama, se hizo una coleta rápida y tomo un sweater de muchos colores que le quedaba algo grande pero los pasillos del castillo eran fríos y aunque no necesitará abrigarse debido a su don quería colocárselo. Ya se encontraba en la puerta cuando su compañera le recordó que pusiera aquella corbata negra sobre la manilla de la puerta, por fuera, aquello había sido un trato de todas las chicas, cada vez que estuviera esa corbata en la manilla significaba que alguna de ellas estaba teniendo sexo, Frida nunca había utilizado esto.
 
¿Y ahora dónde? Se cuestionó parada en el pasillo de las habitaciones. Podría ir a buscar a Amelia, pero la chica vent no se encontraba en el castillo porque había decidido recorrer la ciudad, había invitado a Frida pero esta había rechazado para estudiar. Comenzó a divagar por los pasillos, buscando algún rostro conocido con quien quedarse. Detuvo su andar cuando llegó a la zona de recreación, ahí estaba Rémi junto a una chica ¿Aquella no era la misma de la semana pasada? ¿Tanto le había gustado para que durara tanto junto a ella? Arregló su cabello lo mejor que pudo y se miró su cuerpo, bien no andaba bien vestida y hasta ese entonces no había reparado en que aún tenía sus lentes puestos, pero aquello no sería impedimento para ayudarlo, aunque él ni siquiera la había visto ni hecho señas para que entrara en juego. Se acercó al par sin que nadie la invitara y quedó mirando a la chica de pies a cabezas con sus brazos cruzados– Si no quieres que esa linda falda se queme, yo saldría caminando por allí—indicó con su cabeza la salida del lugar, aquella no era Frida, era su personaje de celadora de Rémi, al principio le había costado adoptar una personalidad muy diferente a la suya, pero con el tiempo había aprendido a hacerlo e incluso le divertía mucho. Ni siquiera miraba a su amigo porque si lo hacía rompería en risas, aquello lo había hecho muchas veces y por eso prefería evitar mirarlo hasta que las chicas salieran huyendo.

 
avatar
Frida A. Goldsworthy
Feu


Mensajes :
41
Fecha de inscripción :
10/07/2015
Edad :
21

Perfil de Frida A. Goldsworthy

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por P. Rémi Zuwären el Miér Jul 22, 2015 4:42 am

- Veamos... ¿quién sigue? - pregunta en toda la sala mientras jugaba entres sus manos con el palo de billar y lo hacía girar, pasándolo por encima de su cabeza o por detrás de la espalda como un profesional. Había jugado una partida limpia de billar con uno de sus compañeros, fue un buen contrincante pues logró atinarle a todas las rayadas más rápido que él en darle a las lisas, y los dos solo quedaron con la bola ocho a la que al parecer jugó con ambos porque ninguno logró meterla en uno de las seis troneras por un buen rato hasta que Rémi finalmente cantó victoria cuando entró en la esquina inferior de la derecha. - Recuerda que tienes que pagar las bebidas para ésta noche, hermano - dijo cuando vio que su compañero se marchaba de la sala, esa había sido la apuesta entre ellos antes de jugar ya que esa noche les tocaba una salida de puros hombres a ver qué cazaban en los clubs de la ciudad.

Una rubia se le acercó a la mesa de billar para saludarlo, de inmediato supo quién era pero no recordaba su nombre, en realidad la tenía catalogada como "lunes" porque desde que inició el semestre salió con ella una vez y fue precisamente ese día. Vino también con la excusa de que le enseñase a jugar al billar para estar muy cerca de él y que la manoseara, era muy predecible y eso le causó mucha gracia que haya recurrido a un argumento tan gastado al que de todas maneras no se lo negaría a la encantadora de Lunes. Eso era exactamente lo que estuvo a punto de hacer cuando fue interrumpido por adelantado por una tercera persona que se les unió, dirige la mirada hacia ella y distinguir una cabellera pelirroja con grandes anteojos y un sweater muy colorido, eso fue lo que más le sorprendió; saber que se trataba de Frida que el que haya amenazado a Lunes con prenderle fuego a su ropa. Ya estaba acostumbrado a que su amiga lanzara esas amenazas a cualquier chica con la que estuviese, en especial con las que él quería deshacerse. La rubia no era el caso. En ese instante estaba tan distraído con la pinta de Frida que no hizo nada para evitar que se marchara al hacer caso a aquellas palabras. Cuando reaccionó ya era tarde y Lunes ya no estaba.

- Tenía pensado en deshacerme también de su falda pero tú me ganaste - dijo con cierta lástima de que ya no lo haría pero no podía enojarse con su amiga aunque a veces atacaba cuando no debía y lo sorprendía. - Déjame adivinar... acabas de salir de tu encierro - se cruza de brazos, abrazando de un lado el palo de billar que aún sostenía. - O un unicornio te vomitó encima. No te avergüences porque eres la única que le pasan estas cosas - no pudo evitar burlarse de ella por más que estuviese acostumbrado por los años que se llevan conociendo a verla en ciertas ocasiones con ese aspecto, pudo haber sido peor. Para de reírse de ella y dibuja una sonrisa ladina que no oculta lo tentado que aún está - ¿Cómo estás, pecas? – pregunta inclinándose hacia adelante para poder depositar un beso en la mejilla ajena.
avatar
P. Rémi Zuwären
HUMAIN


Mensajes :
43
Fecha de inscripción :
09/07/2015
Edad :
24
Localización :
Puedo estar en dos lugares a la vez

Perfil de P. Rémi Zuwären

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por Frida A. Goldsworthy el Miér Jul 22, 2015 8:16 am



Se dio el tiempo de quedarse un tiempo más en la puerta, observar lo que sucedía entre Rémi y la rubia, aquello estaba mal; espiar a los demás, pero daba lo mismo no tenía nada más entretenido que hacer mientras esperaba a que su habitación nuevamente estuviera habitable, y aquello supuso que tardaría. No podía entender porque su compañera y su acompañante no salían a la ciudad a concretar su relación, era fin de semana y nadie se opondría a que estuvieran lejos de las dependencias del castillo, pero ya nada podía hacer, ella y su actitud pacífica habían aceptado salir de su dormitorio sin oponer resistencia. Volvió a concentrarse en su entonces, no los pudo oír desde su posición pero supuso por la mirada de la chica a la mesa de billar lo que pretendía hacer y saber lo que vendría la irritó, aquella había sido la señal de su mente para actuar, aunque aquella señal jamás había venido por parte de su amigo.

No se detuvo a pensarlo dos veces y en ningún momento dudo de su andar hacía la pareja, simplemente dejó que su espíritu impulsivo actuara. Después de haber dicho aquellas palabras amenazante la chica la miró confusa, de pies a cabezas. Sí ya sé que no puedo compararme contigo, pensó rodando los ojos, olvidándose por un momento de su papel, pero cuando volvió a colocar su mirada en la rubia recuperó su papel. La rubia iba a comenzar a hablar, lo supuso cuando comenzó a abrir la boca, podía oponerse o insultarla porque Frida se lo tenía merecido, pero la pelirroja fue más rápida para pensar y chasqueó los dedos, enseñándole una leve llama sostenida entre sus dedos. Aquel acto fue suficiente para que la otra muchacha se marchara, ni una conversación u oposición y la rubia había salido figurativamente volando. Soltó un gran suspiró cuando los dejó, para después reír nerviosa y apagar aquella llama de sus dedos
– ¿Me he equivocado?—preguntó asustada mirándolo, no sería la primera vez que lo hacía, pero ya estaba tan acostumbrada a espantar a las chicas de su lado que cada vez que lo veía con una se accionaba el modo pseudo novia celadora. Cualquier otro se hubiera molestado si estaba arruinando una posible conquista, pero él no lo hacía – Creo que ambas dos, he salido de mi cautiverio y soy tan libre como Elsa, la de Frozen—no le importaba revelar que había visto una película de princesas y peor, que le había gustado – Y respecto a los jugos gástricos de unicornios, no está tan mal, fue lo primero que pude tomar antes de salir—le enseño la lengua de forma infantil antes de temer por aquella sonrisa que había aparecido en el rostro del ojiazul.
 
Arrugó la nariz al sentir su beso, no me molestaba pero su manera de demostrarle falsamente que aquellos gestos no le gustaban. Su habitación estaba siendo utilizada como un motel gratis, no podía estar muy bien, pero tampoco estaba mal – Posiblemente mi cama este siendo utilizada para la reproducción humana ¿Cómo crees que estoy?—sonrió ampliamente de manera falsa relajandó el gesto al segundo sabiendo que Rémi no tenía la culpa – ¿Cómo estás tú?—no habían tenido mucho tiempo para hablar de vuelta de vacaciones – ¿Que pensabas hacer con la mesa de billar y la rubia número dos mil quinientos seis? – preguntó con cierto desinterés, como si de verdad no le importará su respuesta – Y no me digas que enseñarle, eso es tan predecible para conquistar—ella jamás había pedido que le enseñara nadie, simplemente no sabía jugar y lo había aceptado, probablemente moriría no sabiendo jugar al billar.

avatar
Frida A. Goldsworthy
Feu


Mensajes :
41
Fecha de inscripción :
10/07/2015
Edad :
21

Perfil de Frida A. Goldsworthy

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por P. Rémi Zuwären el Jue Jul 23, 2015 7:08 pm

Si tuviera que elegir entre una de las tantas chicas con las que ha salido y Frida, seguramente y sin dudarlo elegiría a la pelirroja mil veces, era un gran sacrificio perder un rato de lujuria y pasión pero preferiría pasar un rato agradable al lado de ella aunque no le de lo que las demás sí. Intentó apagar la llama que sostenía soplándola una y otra vez sin que esta se extinguiera como lo haría una regular, claro que eso ya se lo esperaba pero no quitaba que dejase de soplar hasta que ella misma decidió apagarla con un simple chasquido. – Tengo la teoría de que quien inventó las velas mágicas es un feu ¿no crees? – dice seguido de agitar la mano sin mucha importancia a lo que hizo recién, no tenía de qué preocuparse en realidad – Ya volverá, siempre vuelven – contesta muy seguro de que en algún momento, quizás más tarde o no necesariamente ese mismo día sino otro cualquiera, se encontrará con la rubia y retomarán sus asuntos pendientes. – Y me aseguraré de que cambie su apariencia para que no se tope con la loca del sweater arcoíris – va a ser muy divertido inventarse una historia para luego deshacerse de ella.

No hizo falta que le confirmara lo que en un principio era bastante obvio, realmente no le extrañaba que se encerrara un día entero en su habitación, a la que él se refiere como cueva, cada que tiene estudiar o algo parecido. A veces no se preguntaba dónde estaría cuando no ve rastros de ella en ninguna parte y solo va directo a la habitación para fastidiarle o simplemente quedarse allí viendo qué es lo que hace – Vómito – menciona rápidamente en cuanto escucha como ella se refiere a sus palabras anteriores, corrigiendo ese vocabulario tan exquisito que posee. Jugos gástricos... ¿de cuando alguien se refiere al vómito de esa manera? No están en el siglo XV, aunque sí sonaba gracioso cuando proviene de ella. Sacude la cabeza intentando asimilar lo que cree que es – ¿Por qué me tengo que enterar de estas cosas? ¿Estás saliendo con alguien? ¿Acabas de dejarlo jugando con Manuela? ¿Si sabes que para reproducirse hace falta dos, cierto? – pregunta habiendo interpretado esa respuesta de otra manera, creyendo que Frida se encontraba ésta vez con alguien más.

Separa la "noticia" que le acababa de dar y se encoge de hombros, aún un poco aturdido – Bien... no sabía que ya iba por las dos mil quinientos, gracias por llevar la cuenta. Pensaba que era la dos mil – en verdad ni sabe por cuantas va nunca se ha tomado la molestia de sentarse a contar con cuantas chicas ha estado pero si son más de lo que alcanzan sus dedos de las manos y los pies, y que no pueden llegar a las mil aún – Hey. Ésta vez yo no hice nada, ella me abordó. – Se defiende – No sé cuáles eran sus intenciones pero las mías estaban en enseñarle a jugar... – dice pasando por inocente porque si bien no tuvo la idea de darle una clase particular a la rubia sí sabía lo que quiso decir con que le enseñara.
avatar
P. Rémi Zuwären
HUMAIN


Mensajes :
43
Fecha de inscripción :
09/07/2015
Edad :
24
Localización :
Puedo estar en dos lugares a la vez

Perfil de P. Rémi Zuwären

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por Frida A. Goldsworthy el Jue Jul 23, 2015 11:42 pm


Nunca se había planteado la idea que uno de los suyos hubiera creado las velas mágicas, porque jamás había necesitado una vela para iluminarse, contaba con sus propias manos para tal caso que necesitase una pequeña luz. Probablemente la teoría del chico no estaba alejada de la realidad a lo que asintió a sus palabras, no iba a llevarle la contraria. “Siempre vuelven”, Rémi y su ego desmesurado, aunque sabía que era muy posible que aquello fuera cierto, tenía ese encanto en su personalidad que hacía que quisieras pasar tiempo con él, por ello era su amiga, a pesar de todas sus bromas a su persona – Yo también tengo una teoría o más bien una pregunta ¿Todas las chicas con las que sales son prácticamente la misma persona? Lo único que las diferencia es el cabello, porque de aquí…—presionó un dedo sobre su frente –…son todas iguales— cada chica le parecía un clon de la anterior solo que con algún detalle que la hacía diferente, pero siempre era el mismo patrón: guapa, fácil y tonta. – Ni tan loca—si él no tuviera esa fama de casanova Frida jamás tendría que intervenir, y colocarse en plan demente, para ayudarlo.

Vómito, regurgitación, jugos gástricos, todo era lo mismo. El ataque de preguntas la desconcertó por un momento ¿Cómo iba a creer que Frida se conseguiría novio tan rápido? La conocía, no iba saltando de chico en chico, no iba a morirse porque estuviera sola. Respiró hondo antes de hablar
– Porque tú lo has preguntado, no salgo con nadie, nada de Manuela y sí, sé que no provenimos de la cigüeña—se encargó de responder a su breve cuestionario – Una compañera de cuarto está con un chico en el, me hizo poner la corbata en la manilla— recordaba haberle explicado a Rémi una vez sobre aquel objeto y que significaba si estaba en su puerta – He de imaginar que con la emoción del momento apenas se fijaran donde tendrán sexo—cruzaba los dedos que no terminaran en su lecho, una vez le había sucedido, habían olvidado colgar la prenda en la puerta y Frida había sorprendido a una pareja teniendo relaciones sobre su cama, sabanas, frazadas, cubrecama y la ropa del chico desconocido habían sido quemadas por ella misma, un impulso del momento.

No llevaba ninguna cuenta, no le importaba mucho el número de con cuantas chicas había salido el castaño, sabía que eran suficientes y con eso bastaba
– Dos mil quinientos seis, que no se te olvide—le dijo sonriente. ¿Tan idiota la creía como para que se tragara esa historia? – A mí no me mientas Zuwären— entrecerró los ojos sonriendo, la escena de una chica desconocedora del juego de billar y un chico colocándose justamente detrás del cuerpo de la muchacha con las intenciones de enseñarle le era tan repetitivo – Ya que te las das de profesor te has ganado una alumna, podrías enseñarme, aunque está prohibido que te coloques detrás de mí— le quitó el palo de billar y recorrió la mesa cogiendo la blanca entre sus dedos – Sé que hay que pegarle a esta para pegarle a las demás y luego no sé más—dejó la bola sobre la mesa y comenzó a sacar las bolas de colores  de aquellos orificios donde debían caer, dejando una a una todas sobre la mesa.


avatar
Frida A. Goldsworthy
Feu


Mensajes :
41
Fecha de inscripción :
10/07/2015
Edad :
21

Perfil de Frida A. Goldsworthy

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por P. Rémi Zuwären el Vie Jul 24, 2015 6:52 pm

Hace ademán de haber encendido un foco en cuanto ella aprueba que pudiera tener la razón en cuanto a su teoría de las velas mágicas, es tonta pero posible. Y tiene muchos otros argumentos más que pueden poner en duda la posibilidad de que otras personas con dones hayan influido pero ese no era momento para sacarle una lista a Frida de sus raras teorías, nada más se quedaba en silencio atendiendo muy entretenido a lo que tenía que decirle a lo que soltó una leve risa y negó con la cabeza.
Nunca juzgues a un libro por su portada, pecas – si puede que tenga razón en cuanto a lo que dijo pero no siempre salía con chicas cerradas de mente, vale que hay muchas excepciones, y sin embargo prefiere buscar quienes tengan más uso de razón, es por eso que acude a ella para sacarse a unas cuantas de encima. No se iba a molestar a darle aquella explicación preferiría dejar en el aire esas últimas palabras – Además debido a la escena de hace un rato creo que deberíamos dejarlo en loca ¿o si no por qué interviniste? – pregunta curioso por saber cuál sería su explicación ante ese altercado.

Ja... eso tiene más sentido, sí... – ahora que lo piensa mejor tal vez malinterpretó a un nivel extremo las palabras de su amiga, no tiene sentido que tan de pronto la pelirroja ya haya conseguido pareja en el verano, no es nada "hueca" como las chicas con las que él sale todo el tiempo según lo hablado hace poco. Debía de admitir que se le fue de las manos. – Bueno nunca está de más preguntar ¿no? – dice echándose hacia atrás en cuanto le quita el taco de billar de las manos, sabiendo que no se comería su excusa de querer darle unas clases particulares a la rubia, siempre hay algo más cuando se trata de él. – De acuerdo. A lo mejor pensaba en aprovecharme un poquito de la situación pero no mentí cuando dije que ella me abordó, me declaro inocente en esa parte – pone las manos en alto y se encoge de hombros, volviendo a bajarlas para ayudarle a sacar algunas bolas de su lado – Ahora no debo de hacer nada para que se me acerquen, simplemente estar – se ríe, caminando para coger el triángulo y comenzar a agrupar las bolas dentro de este.

Siempre estoy detrás de ti sin que lo notes – le guiña el ojo retirando el triángulo una vez que acomoda todo en su sitio. – Es muy sencillo, la verdad. Pero me alegro de que sepas para qué sirve la blanca – se encamina hacia su lado para poder explicarle de a poco lo que debe de hacer sin ponerse detrás de ella tal como se lo ordenó, cogiendo otro taco. – Estos tres dedos los usarás para apoyarlos sobre la mesa – indica mostrando del dedo medio al meñique – Y entre el índice y el pulgar, el taco. Asegúrate que cuando vayas a tirar no muevas esa mano o si no, no le atinarás con fuerza; sólo debes mover el brazo con que sostienes la base – mientras iba hablando estaba apoyado sobre un lado de la mesa haciendo cada paso para que pudiese entenderlo. Se incorpora y estira el brazo ofreciéndole el palo – Toma éste, va más con tu estatura, para lo único que te sirve el mío es golpear a alguien si se pone detrás de ti pero conmigo no será el caso – le saca la lengua esperando a que intercambiaran.
avatar
P. Rémi Zuwären
HUMAIN


Mensajes :
43
Fecha de inscripción :
09/07/2015
Edad :
24
Localización :
Puedo estar en dos lugares a la vez

Perfil de P. Rémi Zuwären

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por Frida A. Goldsworthy el Sáb Jul 25, 2015 9:04 am


La pelirroja debía admitir que en cuanto a chicas de Rémi era bastante prejuiciosa, no le interesaba mucho saber de las conquistas de su amigo, no porque no le interesaba la vida del moreno, más bien se había aburrido de aprenderse cada nombre de las chicas sabiendo que a la semana siguiente solo sería parte del pasado del francés. Si a él no le interesaban el interminable número de chicas desfilando por su vida ¿Por qué ella debía interesarse? La pregunta la tomó desprevenida, sintió como el calor amenazaba con llegar a sus mejillas y aquello significaba que se mimetizarían con el color de su cabello. Con un no tan ágil movimiento llevó su mano al rostro del chico dándole un pequeño empujón en ella, algo estúpido pero creyó que podría servir de distracción, no sería la primera vez que Frida sería un poco bruta con el muchacho ni mucho menos la última – Creía estar ayudándote, reconocí a la rubia y sé que veces no te gusta repetir el modelo—se excusó girando su rostro a otro lado, pretendiendo que a alrededor estuvieran pasando cosas más interesantes, al menos hasta sentir que el rubor se había ido – Además no había nadie más a quien molestar— el momento bochornoso sin razón alguna ya había pasado por lo que volvió a enfrentarlo cara a cara, regalándole una sonrisa inocente.
 
Apenas había rompido con su mejor amigo antes de las vacaciones y no tenía pensado estar con alguien más, Frida se encontraba en la famosa etapa del duelo, pero sin todo el lamento o llanto – No soy de las que cambian novio como cambian de calzón—y aquello le envidiaba a Rémi, no se complicaba la vida involucrándose emocionalmente con las personas con las que estaba, o al menos eso suponía – Ojalas fuera más como tú—le confesó, en su vida el desfile de hombres en términos amorosos no era enorme, apenas contados con los dedos de sus manos, y el último justamente era amigo de él. Rio juntó a él ¿Cuándo aquel dulce niño que había sido capaz de pedirle matrimonio se había convertido en todo un casanova? – ¡Wouw! al fin la experiencia está sembrando éxito—al ver lo que agrupaba las bolas dentro del triángulo se acercó a él para pasarle las que ella había coleccionado, probablemente como todo en el juego tuvieran un orden y prefería dejársela a manos expertas en el billar.

–Esa frase suena a acoso—mencionó divertida, ella sabía que no lo decía con esa intención. Lo siguió con la mirada hasta donde se posicionaba, al menos estaba siendo obediente. A su lado imitó cada gesto, prestando atención a la posición de todos los dedos, procurando que cada instrucción quedara grabada en su mente – No mover está mano—repitió moviendo la mano que durante el juego no debería mover – No necesito un palo para defenderme, tengo una rodilla que puede dejar estériles a los hombres que osan a colocarse a mi espalda—le devolvió el gesto enseñándole su lengua mientras cogía el palo que Rémi le ofrecía y ella le entregaba el que le había quitado—Las damas primero— lo señaló mientras daba un paso hacia atrás, esperando su turno, al menos podría ver como golpeaba y lo imitaría. Lo quedó mirando expectante a la espera del primer golpe del juego, algo que demostraría las capacidades de él, algo que la humillaría y sería incapaz de imitar– Sabes que no tendrías ese éxito con las chicas si hubiera aceptado—
no supo a que vino ese comentario, simplemente se había escapado de su boca.
avatar
Frida A. Goldsworthy
Feu


Mensajes :
41
Fecha de inscripción :
10/07/2015
Edad :
21

Perfil de Frida A. Goldsworthy

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por P. Rémi Zuwären el Lun Jul 27, 2015 4:36 am

Si Rémi se atrevió a preguntarle fue por fastidiar, de las pocas veces en que ella se aparecía para espantarle a sus chicas cuando no debía nunca se tomó la molestia de hacerle tal pregunta ¿y para qué? Le entretiene verla en acción en su papel de novia celosa y que nunca fallaba cuando es necesario, y se imagina que ella también lo disfruta porque por más que pueda quejarse y tener la oportunidad de abandonar toda esa tontería, no lo hace. Es un juego de los dos. Eleva la cabeza hacia atrás por ese brusco movimiento de su parte que le desconcentra de mirarle fijamente cuando esperaba la respuesta – Da miedo lo bien que me conoces – confiesa, conformándose con lo que dijo sin atreverse a preguntar algo más y es que todavía le sorprende que Frida sepa muchas cosas de él.

Ya se encontraba dispuesto a prepararse si ella sacaba el tema de la ruptura con su mejor amigo en cuanto lanzó ese primer comentario, no quería escuchar ni saber el motivo de porque la relación entre ellos dos había terminado, no le interesaba, pero si debía escucharlo no le quedaba de otra y para eso debe de estar listo porque es su amigo ¿no?
Gracias a Dios no fue así pero fue peor. ¿En qué mundo Frida mencionaría que deseaba ser como él? Más bien creía que odiaba su estilo de vida en las relaciones y siempre se lo ha hecho saber de muchas maneras; ahora resulta que ha cambiado de parecer, eso era raro. Se atrevió a quitarle las gafas e inspeccionarlas con sumo cuidado imaginando que hay algo mal en ellas y que estaban afectando de alguna forma a la pelirroja. – ¿Tú saliendo con quinientos mil hombres? – se coloca las gafas y comienza a mirar borroso por todos lados – No sería nada divertido que yo esté espantando a golpes a cada chico que se te atraviese, porque tendría que tomar tu lugar y Chambord se convertiría en una especie de coliseo – cuenta visualizando cómo sería todo si Frida fuese así o llegase a serlo. Y para ser sinceros no le gustaba en lo más mínimo. – Mmm... mejor que siga igual como ahora, te mereces algo mejor – culmina y se distrae en acomodar las bolas de colores para poder borrar esas imágenes de su cabeza.

Mirar a través de las gafas de Frida era como estar completamente ciego, era muy confuso y no distinguía nada, solo si esforzaba un poco la vista todo parecía estar más o menos bien y eso no le impidió que le diese esa rápida lección. – ¡Ouch! Que salvaje – por inercia se llevó una mano a la entrepierna protegiendo su parte más preciada y haciendo una mueca de dolor de tan solo imaginarlo. Coge su palo de billar con mucha dificultad debido a las gafas – Cómo puedes ver con esto, enserio – reclama quitándoselas de una vez y se las devuelve antes de ser quien abra el juego – Que caballero, gracias – se acerca a la mesa y coloca la blanca donde se le hace más cómodo sin colocarla fuera de la línea. – Ahora observa y aprende – dice antes de inclinarse sobre la mesa preparándose para hacer su tiro, no le iba a tomar mucho tiempo, ya tenía todo calculado y sabía donde apuntar. Echa para atrás el brazo que sostiene la base y va a golpear con fuerza cuando la voz de Frida lo distrae y el tiro se desvía, mandando la blanca a uno de los hoyos.
"Mierda..." ¡era imposible que fallara un tiro tan sencillo y lo hizo, se quería matar! Pasa una mano por su pelo queriendo no caer en lo que acababa de ocurrir, debería de acusarla por distraerle pero primero quería saber qué fue lo que quiso decir. – ¿Aceptado qué? – pregunta caminando para recoger la blanca y regresando para acomodársela y moverse a un lado para darle espacio.
avatar
P. Rémi Zuwären
HUMAIN


Mensajes :
43
Fecha de inscripción :
09/07/2015
Edad :
24
Localización :
Puedo estar en dos lugares a la vez

Perfil de P. Rémi Zuwären

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por Frida A. Goldsworthy el Mar Jul 28, 2015 1:41 am


Se sintió algo culpable por haber atacado a su rostro de esa manera, pero no iba a permitir que viera sus mejillas enrojecidas y lo tomara como blanco de sus bromas. Si lo conocía era por los años que llevaban conviviendo en el castillo, que no eran pocos, simplemente la muchacha se había dedicado a observar y guardar en su memoria las cosas que creía importante, eran los detalles los que la ayudaban a tratar con las personas – Y haces bien en temerme—elevó las comisuras de sus labios lentamente como si las palabras fueran un cumplido a su persona, miedo o no, le parecía divertida la frase.

No puso resistencia a que le quitara sus gafas, si hubiera tenido un poco más de tiempo antes de salir de su habitación las hubiera dejado allí, pero con lo apresurada que había salido no le había preocupado llevarlos encima. Lo observó mirando sus lentes como si fuera una investigación de cuidado pero no le tomo importancia – Si has llegado vivo hasta ahora, sin alguna enfermedad venérea mortal ¿Por qué yo no podría intentarlo?—movió sus cejas de arriba a abajo esperando que lo notara incluso a través de sus gafas, además por lo que veía él no se involucraba sentimentalmente con muchas de sus conquistas, sin apego – y pensé que ya habíamos dejado claro que ibas por encima de las dos mil—le aclaró enseñándole dos dedos. Pero a Frida si le parecía divertido imaginarse en esa situación, visualizaba a Rémi alejando a los chicos de su lado – ¿Coliseo? ¿Todos pelearían con poca ropa? –bromeó porque no era partidaria de los golpes– Además yo no golpeo a cada chica, solo les doy una pequeña amenaza— pestañeó muchas veces de forma inocente, nunca había aplicado la violencia física porque no era partidaria de ellos y porque era probable que recibiera una gran paliza de vuelta. Solo había sido una idea tonta, no quería ver como su amigo daba y recibía golpes – No solo yo merezco algo mejor ¿Cuándo lo merecerás tú? ¿Algo estable quizás?— aunque la idea de una novia para Rémi significaría tener que compartirlo, no sabía si estaba dispuesta a competir por la atención de él.

 
Los lentes de ella no se veían nada mal en el rostro del chico, al menos eso pensaba internamente, porque decirlo en voz alta solo alimentaría el gran ego que tenía el humano. Soltó una gran carcajada al ver como se comportaba a sus palabras, su actuación era bien parecida a como habían reaccionado los chicos que habían conocido su rodilla en el pasado. Estiró su mano para sostener sus gafas, acomodándosela al instante, ahora veía con más claridad de cerca – Sólo los ocupo para leer, ver televisión y patear tu trasero en el billar—y lo último no se lo creía ni ella misma. Fingió que se quitaba un sombrero invisible de su cabeza cuando la llamó caballero. Observó tranquila como él se posicionaba, fijándose en qué dirección planeaba golpear y sobre todo como sus manos estaban ubicadas, no se veía tan difícil golpear, pero de ahí a meter una de esas bolas en algún orificio se ponía complicado. Coincidencia o no al instante de que las palabras hayan salido de su boca Rémi falló en el tiro, un error garrafal, hasta Frida sabía que meter la bola blanca en un hueco era una falta. Quiso celebrar la falta del chico pero la pregunta que le hizo lo impidió, tenía que abrir mi boca, se reprochó mientras se colocaba donde antes había estado él – Tu propuesta de matrimonio—respondió moviendo su mano para restarle importancia a ese hecho, había sido cosa de niños, cosa del pasado. Se inclinó como él lo había hecho y colocó sus manos como creía que estaban bien, dio el golpe justo en el centro haciendo que las bolas se dispersaran a todos lados, obviamente ni una cayó en un hueco, allí no existía ninguna suerte de principiante – ¿Ahora qué?—no sabía si le tocaba el turno a él o a ella ¿Debía golpear una bola especifica o la que ella quisiera? No conocía las reglas.

avatar
Frida A. Goldsworthy
Feu


Mensajes :
41
Fecha de inscripción :
10/07/2015
Edad :
21

Perfil de Frida A. Goldsworthy

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por P. Rémi Zuwären el Sáb Ago 01, 2015 10:26 pm

¿Por qué no? Al menos si ella fuese así no existirían las reprimendas por su estilo de vida, es la única ventaja que consideró en ese instante. El resto para él era todo un caos tener que imaginarse a Frida teniendo relaciones sin ataduras con cualquier chico cuando la conoce bastante para saber que no va con ella de ninguna forma. Se sobresalta cuando ve aparecer de repente aquellos dos dedos que le muestra, acomodándose mejor las gafas, sin poder ver con claridad las cosas ese tipo de movimientos lo tomaban desapercibido.
¿La cantidad importa? Dame crédito por darte una suma muchísimo mayor que la mía – reclama que por lo menos le dio algo de ventaja en esa extraña vida paralela que se estaba creando y aún así cree que sería incapaz de superarle – Es eso lo que hace tan perfecto nuestro trabajo en equipo – la violencia casi siempre es su mejor opción a diferencia de la pelirroja que es más diplomática – Si fuese al revés sabes que tarde o temprano yo recurriré a los golpes. Y tú no necesitas nada eso y nos ha ido muy bien... – le gustaba que fuese así ¿para qué ir al caso de comprometerse? No le hacía nada de falta, nunca lo hizo, incluso es incapaz de sentarse a pensar en ese tema – Es lo que planeaba hacer pero acabo de perder esa oportunidad con cierta rubia hace unos minutos – se baja un poco los lentes para observarle por encima de ellos y guiñarle el ojo.

Creía que ella se burlaría de su falla bastante vergonzosa si se supone que es él quien le está enseñando cómo jugar al billar; pero fácilmente le acusaría por haber abierto la boca cuando estaba a punto de tirar, o recurriría a que está mareado por los lentes, cualquiera de las dos le pudo servir como excusa. Se tardó un poco para caer en cuenta sobre aquella propuesta de pequeño, la razón por la que Frida y él son tan buenos amigos, aún se acordaba perfectamente de ese día y lo tonto que dice que era en ese tiempo. Observando cuidadosamente como es que ella consigue atinarle a las bolas en un solo intento, eso lo distrajo. No fue necesario mencionarle que si fallaba le daba una segunda oportunidad... – Suerte de principiante – deduce inmediatamente y camina hacia el lado donde quedó la blanca entre el resto – Pero nada mal, eh – agrega. No puede negarle que fue un buen tiro. – Ahora me toca. El objetivo es que cada uno meta todas las rayadas o las lisas – señala las que tienen franjas blancas y las que no – Si consigo meter una de ellas, esa será mi tanda y tú te encargarás de la otra. La negra se deja de último siempre, si la metes por error pierdes – mira bien a cual darle y opta por una de las lisas que está cercana, tira rápido y logra meterla. A Frida le tocan las otras. Hace otro tiro para separarlas más y se aparta – Caballero – le dirige una sonrisa divertida al volverse a dirigir a ella de esa manera.

Mientras es el turno de la pelirroja va recorriendo la mesa dando pasos largos como un gigante, pensando en aquel comentario anterior que ella soltó y que además de distraerlo, ahora siente interés por saber a qué se refería – Entonces... ¿qué piensas que hubiese pasado si aceptabas mi propuesta? – pregunta curioso retomando el tema sin poder evitarlo y es que si no preguntaba si haría aún más raro para él, quizás también deseando que surtiera el mismo efecto que él al jugar.
avatar
P. Rémi Zuwären
HUMAIN


Mensajes :
43
Fecha de inscripción :
09/07/2015
Edad :
24
Localización :
Puedo estar en dos lugares a la vez

Perfil de P. Rémi Zuwären

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por Frida A. Goldsworthy el Dom Ago 02, 2015 6:26 am



Sí, la muchacha debía aceptar que alcanzar la cantidad de Rémi era un objetivo que no vislumbraba en su futuro, incluso si se esforzaba en imitar el estilo de vida del moreno no lo lograría, aquello no solo era copiar algo, era cambiar completamente quien realmente era ella. Elevó su pulgar como si aquello fuera muestra de que estaba bien, él había pedido algo de crédito y una aprobación por parte del pulgar de Frida era lo que se había ganado. El chico era bueno en lo que se proponía y había que darle méritos, aunque sus logros significasen estar con chicas diferentes cada semana, lo hacía bien. No pudo evitar reír cuando mencionó que eran un perfecto equipo, era divertido y real – Lo admito, hacemos un buen dúo— y a pesar de que para ayudarlo mentía se la pasaba realmente bien jodiendole los planes a las chicas – Pero las cosas buenas no duran para siempre, me imagino que algún día alguna de ellas concurrirá a la violencia y alguno de mis ojos se teñirá de un lindo color violeta—y la culpa sería propia, él jamás la había obligado a aquello, pese a que la primera vez había aceptado con algo de duda, las que la siguieron las había aceptado sin ningún titubeo. Quiso explotar en carcajadas después de aquella última frase, pero se contuvo dejando pasar aquel guiño de ojo por parte del muchacho, acercó su mano derecha a la mejilla de Rémi para acariciarla lentamente – Pequeño mentiroso—susurró con una sonrisa cambiando la caricia por un pellizco en el rostro ajeno.

¿Suerte? Ni siquiera había acertado una bola, solo las había dejado esparcidas por la mesa, aunque se podía contar como suerte el que no haya golpeado la mesa con el palo o haber golpeado a un tercero al golpear las bolas con brusquedad o haberse autogolpeado al realizar al tiro, eso sí que era suerte
– ¡Wouw!,  tres hurras para Goldsworthy—elevó sus brazos a modo de celebración. Lo escuchó atenta, si no podía ganarle iba a dar lo mejor de si para no ser un desastre en el billar, o lisas o con franjas, sólo una podía elegir. Pero la elección no fue de ella pues Rémi se encargó de meter una de las lisas – ¿Qué oyen mis oídos? – Habló llevando una mano a su oído izquierdo— Oh, sí, abucheos para Zuwären—Bromeó mientras comenzaba a buscar con su mirada una bola rayada que estuviera cerca de un hueco ignorando el hecho de que la llamara caballero, se lo merecía, ella había comenzado con llamarlo dama. Eligió su objetivo, se acomodó como lo había hecho antes y golpeó la bola blanca que luego golpeó la bola elegida y nada, no había acertado – Creo que comenzaré a aceptar las invitaciones a jugar billar de ahora en adelante, soy un asco—si no practicaba no aprendería jamás.

Algo que no había ignorado era esa pregunta junto con el andar del muchacho, pero había preferido golpear la bola antes de responder, sin distracciones en el juego. ¿Qué tal si hubiese dicho que sí? Esa preguntaba había rondado muchas veces en su cabeza y se la había respondido, pero esas respuestas solo habían estado dentro de su mente. Ahora debía elegir una de las opciones y decirla en voz alta. Se llevó su mano libre a la boca como si se tomara un tiempo para pensar – Hubiésemos sido felices…— habló sin quitar sus dedos sobre sus labios—…por un tiempo, luego tu amigo hubiese exigido conocer nuevas amigas— cuando dijo amigo miro su entrepierna para dejarlo en claro, luego sin darle mucha importancia volvió su mirada a él – Me hubieses engañado, me hubieras destrozado el corazón y te odiaría – ahí tenía su respuesta, cuando finalizó le sonrió ampliamente, al final eran suposiciones, no la realidad y debía demostrar que todo estaba bien ¿No? – ¿Qué piensas tú? ¿Qué crees que hubiese pasado?– Era justo devolverle la pregunta.



avatar
Frida A. Goldsworthy
Feu


Mensajes :
41
Fecha de inscripción :
10/07/2015
Edad :
21

Perfil de Frida A. Goldsworthy

Volver arriba Ir abajo

Re: I know I'm acting a bit crazy — priv

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Perfil de Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.