Últimos temas
» Ambientación - Château Chambord.
Mar Oct 13, 2015 1:34 am por Chateau Chambord

» The Last Rebellion - Cambio de botón
Vie Oct 02, 2015 9:14 pm por Invitado

» Woodstock Records (Cambio de Botón - Normal)
Dom Sep 20, 2015 9:13 pm por Invitado

» City of Delusion | Afiliación normal
Sáb Sep 19, 2015 8:17 pm por Invitado

» Fear the walking dead || Normal
Lun Sep 14, 2015 7:01 pm por Invitado

» Secrets entrusted by mistake {Anaëlle}
Sáb Sep 12, 2015 8:50 pm por D. Zane Frost

» Whispers in the Dark ▲ Af. Normal
Vie Sep 11, 2015 7:19 pm por Invitado

» Das mas grima que el bigote de tu prima || Tramas
Miér Sep 09, 2015 9:50 pm por Jewel V. Gallagher

» Jewel ♦ Net
Miér Sep 09, 2015 9:46 pm por Jewel V. Gallagher

1zp6r0z.jpg
↠ Afiliados Hermanos 0/4 ↠ Afiliados Elite 33/33

▄ No se aceptan botones con movimiento o con margenes para elites ademas si no poseen las medidas de los botones estos seran redimencionados.


Hell (Flashback) – Priv.

 :: Mundo :: Francia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hell (Flashback) – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Vie Jul 17, 2015 2:06 am


París, 5 de enero del 2014.

Se hizo tarde cuando salió del colegio, Béatrice hacía un par de semanas que la dejaba volver sola a casa y Arabella se lo agradecía enormemente. No es que fuera una niña independiente, pero después de perder a su madre lo último que quería era substituirla, y la rutina de volver a casa después del colegio era especial para ella… Siempre salía corriendo, saltaba sobre su madre y después de dar un par de vueltas en el aire, la soltaba y paseaban hasta una cafetería que les gustaba muchísimo a ambas. Después de comer un delicioso pastel de arándanos y un zumo, volvían a casa con una gran sonrisa y parloteando sobre lo que había aprendido en clase aquel día. Era un momento íntimo de madre e hija que no podría repetir con nadie más. Adoraba a Béatrice, pero solo era una cuarta parte de lo que su madre llegó a ser para ella.

Entró por un callejón que había descubierto días antes, le hacía atajar un par de calles bastante anchas, así que no dudó ni un segundo en adentrarse por la estrecha y oscura calle. Miró tras de sí al escuchar un ruido y ahogó un grito cuando un hombre se abalanzó sobre ella. La pilló totalmente desprevenida, no pudo echar a correr, ni gritar por que el nudo que se le había formado en la garganta se lo impedía, y por supuesto resistirse era en vano. Se sintió desprotegida, débil. Pero a su vez sentía que algo dentro de ella quería explotar, y no sabía que era, pero luchaba por sentirse liberado. Y cuando aquel hombre hizo algo que querría olvidar de por vida, sus manos estallaron en una llama potente que quemó el rostro del atacante. Fue todo tan rápido y extraño que Arabella no tubo tiempo a pensar, echó a correr tan rápido como le fue posible por sus piernas temblorosas.

Quería llegar a su casa, esconderse en el baño y llorar hasta arrancar ese dolor y ese asco que se acumulaba en su interior. Tenía ganas de vomitar, de romper cosas. Pero también tenía ganas de encerrarse en silencio en un rincón de un lugar oscuro, donde nadie pudiera recordarle aquel momento. Volteó por la esquina de su casa cuando se encontró de frente a un hombre con una máscara espantosa. O eso le pareció en ese momento. Pensó que era el mismo hombre que calles atrás le había atacado y esta vez su grito le desgarró la garganta, corriendo hacia el lado opuesto para escapar de él.

Estaba desesperada, todo pasaba muy rápido por su cabeza. El recuerdo de las manos de aquel hombre tocándola, el fuego que había salido de la nada, el hombre que la seguía… Todo era tan irreal que creyó por un segundo que se trataba de un sueño, que de un momento a otro tropezaría con una piedra, caería al suelo y se despertaría en su cama. Pero la calle siguió ensanchándose frente a sus ojos, sus piernas ardían y temblaban a cada paso que daba, sus mejillas abrasaban sus lágrimas que brotaban a cada pestañeo y aquella pesadilla parecía no acabar nunca.

Su carita D:
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell (Flashback) – Priv.

Mensaje por Mario P. Gómez el Vie Jul 17, 2015 3:42 am

París era mi destino de viaje, había recibido cierta información sobre un niño con poderes y debía de acudir cuanto antes para evitar que fuese otra persona la que diese con ella, no era la primera vez que lo hacía y sabía de buena mano lo peligroso que podía llegar a ser. Mi rostro era bien conocido por todos los integrantes de la organización que mucho tiempo atrás había intentado hacer caer el castillo de Chambell por lo que desde que me ofrecí para este trabajo siempre portaba conmigo una mascara de hierro para ocultarlo por completo, sabía que aquello desconcertaría a los niños que fuese a buscar pero era una alternativa que me tocaba hacer si o si.

Cuando llegué a París tenía total conocimiento sobre a quien debía llevarme, obviamente no lo haría por la fuerza puesto que yo no hacía esas cosas simplemente intentaría conseguir que se uniese a nosotros haciéndole saber que todo saldrá bien, a una edad temprana los niños siempre solían mostrarse desconcertados por todo lo nuevo que ocurría a su alrededor y tener a alguien que los entendiese los aliviaba. Estuve durante dos días vigilándola y pude darme cuenta de que no era el único que lo hacía pero con suerte hasta ahora no habían tenido la oportunidad de poder verme, sabía bien quienes eran y escabullirse de ellos no es que fuese tarea difícil.

En el momento en el que atajó por el callejón sentí una extraña sensación de incomodidad, no debía ser nada bueno que tomase aquel camino y en efecto, me acerqué un poco a la entrada para ver que es lo que haría la niña, por supuesto no iba ha dejar que le ocurriese nada malo si no que actuaría en el momento necesario. El extraño que se le abalanzó acabó, como no, chamuscado, la cara que puso la pequeña al darse cuenta de lo que era capaz me trajo demasiados recuerdos, de alguna manera todos los niños que "rescataba" se convertían en una pequeña parte de mi, me sentía realizado haciendo el mismo trabajo que mis padres. Corrió y corrió y yo hice lo mismo en el sentido contrario para poder entrometerme en su camino de frente, de esa manera no tendría escapatoria.

Al darse cuenta de mi presencia se horrorizó, como imaginé, la máscara no era muy agradable. Podía ver como se me escapaba, no tendría ningún problema en atraparla pero no pretendía asustarla si no todo lo contrario, me concentré para crear un pequeño círculo de fuego a su alrededor, no pretendía quemarla y si es que se atrevía a acercar su mano se daría cuenta de que apenas lo notaría - ¡Espera! - grité con todas mis ganas esperando que se detuviese y obviamente lo conseguí pero no por el grito - No tengo intención alguna de hacerte daño - me quité la máscara dejando ver mi rostro para intentar no parecer tan malo, me puse justo delante de ella y le mostré una sonrisa para acabar extendiendo mi mano, dejándola entre el fuego del círculo - Si me das la mano seguro que eres capaz de salir de ahí sin notar apenas nada - solté a modo de desafío, esperando a que me diese su mano para liberarla de esa "prisión".
avatar
Mario P. Gómez
Professeur


Mensajes :
18
Fecha de inscripción :
15/07/2015

Perfil de Mario P. Gómez

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell (Flashback) – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Vie Jul 17, 2015 10:39 am

Tal vez era la adrenalina del momento que no le dejaba sentir dolor, pero habría jurado que de sus manos había salido una llamarada y había quemado al hombre que se había abalanzado sobre ella. ¿Acaso no había sido ella quien había creado ese fuego? Seguramente no, pero lo parecía. Aun así, sus manos estaban bien, no tenían ni una sola quemadura, ni dolían. Era tan extraño que prefirió alejar ese pensamiento de su mente y seguir escapando de aquel hombre que ahora la seguía. Tan siquiera sabía que quería de ella, pero un hombre con máscara de hierro no era lo más típico que se podría encontrar una caminando por París, tramaba algo y no debía de ser bueno. O como mínimo, no lo parecía.

Tuvo que frenar en seco cuando un hilo de fuego le cortó el paso. Inconscientemente miró sus manos en busca de una señal, pero no había sido ella. Ladeó la cabeza para mirar hacia el hombre, el cual le había dicho que esperase. ¿Esperar a qué? ¿A que me mates? La angustia corría por sus venas, haciendo latir diferentes partes de su cuerpo como las piernas, las cuales estaban haciendo grandes esfuerzos. – Yo no he hecho nada… –suplicó entre sollozos, observando entre el fuego como el hombre se acercaba a ella. ¿Moriría ardiendo como su madre? ¿Era ese su destino? Por miedo a quemarse, se quedó inmóvil en el centro del círculo, intentando controlar su respiración hasta que se cortó al ver al hombre sacarse la máscara. Se esperaba un rostro quemado, pero no fue así. Tenía una actitud relajada, casi amable, pero no por eso confiaría en él.

Negó con la cabeza lentamente, tomándose su tiempo para reaccionar a sus palabras y a la imagen que estaba presenciando: un hombre con la mano entre el fuego que no sufría daño alguno. Sin duda, aquella noche era la más surrealista de su vida. No podía con tanta presión, no entendía nada y se sentía muy desamparada, quería a su madre para acurrucarse entre sus brazos y llorar. Pero en cambio, tenía frente a ella un raro caso de… magia. O lo que fuera aquello. – Quiero irme a casa –gimoteó, sorbiendo por la nariz y frotándose las mejillas húmedas con sus puños.

No tenía elección. O salía de ese círculo de fuego o sentía que se quedaría encerrada ahí hasta que le tendiera la mano, pero no quería quemarse, no quería ser la sucesora de su madre y morir de la misma forma. Esa situación había pasado los límites de su imaginación, no podía ser producto de su mente por que jamás habría pensado en algo tan delirante como aquello. Se acercó al círculo y titubeó antes de alargar su mano hacia la ajena– Yo no he hecho nada malo –repitió nuevamente, excusándose de algo que no había hecho, buscaba en su mente la razón por la cual ese hombre había llegado a ella pero no estaba segura de nada– Solo iba corriendo a casa, yo no le he hecho daño a ese hombre –quizá ese era el motivo– lo siento –rompió a llorar nuevamente, agarrando la mano del hombre casi sin darse cuenta de que lo hacía y pegando un salto al otro lado del círculo. Cuando lo cruzó, se hizo una bola con sus brazos sin soltar la mano firme del hombre.
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell (Flashback) – Priv.

Mensaje por Mario P. Gómez el Vie Jul 17, 2015 6:26 pm

La joven estaba asustada, ahora que la tenía cara a cara podía apreciar con absoluta claridad y no me gustaba para nada eso, ahora que estaba yo aquí podía estar tranquila de que no le ocurriría nada malo, incluso de que el tipo de antes ni se atrevería acercarse a mi si era lo suficientemente listo. Me sentía realmente mal de verla llorar, quise posar mi mano sobre su hombro para intentar tranquilizarme pero eso solo lo empeoraría más aun, tenía que ganarme su confianza primero por lo que tenía que cuidar mis movimientos al máximo para que aquello no significase aun más la lejanía entre ella y yo, de una manera literal pues estaba a apenas unos pasos.

Cuando confesó que quería largarse a su casa cuanto antes la comprendí, una parte de mi comenzó a sentirse mal por tener que alejarla de su familia, claramente no la iba a obligar pero que se quedase junto a gente normal podría traerle problemas, no por el rechazo si no por la gente que había detrás maquinando planes malvados - Se que quieres irte a casa... - agaché la mirada pues no me gustaba para nada lo que iba a decir - ... pero vas a tener que venir conmigo... - su reacción sin duda alguna sería la peor pero cuando lo supiese todo quizás llegaba a comprender por que estaba aquí.

- Yo se que no has hecho nada malo, he estado observándote y has hecho lo que debías - sonreí intentando transmitirle mi calma, debía dar gracias por aquello pues no ser por su don las cosas hubieran sido diferentes, de igual manera estaba yo ahí para poder salvarla. Sentí su mano cálida a pesar de la temperatura que hacía y me sentí satisfecho en cuanto cruzó el círculo, lo deshice para no llamar más la atención, colgué el casco en la anillera de mi cinturón y posé la mano sobre su hombro para darle una pequeña caricia - Tienes que escuchar lo que tengo que decirte... después de eso podrás decidir si venir conmigo o no - carraspee la garganta y la solté para que no se volviese una situación incómoda, no quería que pensase que tenía fines sexuales ni mucho menos.

Miré a ambos lados del callejón intentando ver si el tipo de antes se dejaba ver pero nada, comencé a caminar casi sin darme cuenta de que no le había dicho que me siguiese, aun así esperaba que lo hiciese - Buscaremos un lugar más cómodo para hablar... - mire a todas las paredes del callejón, habían unos cuantos garajes pero la mayoría tenían cerradura en vez de candado por lo que seguí buscando hasta encontrar uno, me acerqué y eché un vistazo rápido a la chica, luego acerqué mi dedo al candado y lo derretí intentando hacer el menor ruido, abrí de par en par el garaje y me quedé esperando en la entrada a que se decidiese a entrar - Por cierto, mi nombre es Mario... y como habrás visto no soy tan diferente a ti - sonreí de nuevo creando una pequeña llama sobre mi mano, enseñando de nuevo mi poder a la joven de rubios cabellos - Entra y te hablaré más sobre... "nosotros" - mientras esperaba revisaba cada dos por tres las entradas, no quería que nadie nos viese.
avatar
Mario P. Gómez
Professeur


Mensajes :
18
Fecha de inscripción :
15/07/2015

Perfil de Mario P. Gómez

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell (Flashback) – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Sáb Jul 18, 2015 1:08 pm

"Vas a tener que venir conmigo". Esas palabras ya le eran familiares, fueron las primeras que escuchó cuando su madre murió, ya que el hombre que fue a buscarla para llevarla al orfanato también le dijo aquello. Estaba curada de espantos, pero lo que más le inquietaba sin duda era el fuego y la máscara que ahora descansaba en su cinturón. Se sintió segura al agarrar su mano, pero pegó un pequeño salto cuando el hombre la colocó sobre su hombro. Los recuerdos más recientes del acosador salieron a flote en aquel momento, mas no se alteró por aquella acción que duró apenas unos segundos, no se sentía amenazada.

Sus lágrimas corrían muy lentamente por su rostro, tomándose su tiempo para brotar y caer, pues estaba más atenta de los movimientos del hombre que de sentirse mal. Se alejaba de ella en busca de algo, Arabella no pensó en mover ni un solo músculo hasta que miró detrás de ella por un ruido en la calle que cruzaba el callejón, acercándose a paso rápido al hombre de la máscara, el cual estaba derritiendo un candado. Uf, demasiado por un día como para alucinar por aquello.

Mario, ese era su nombre. Creó una llama en su mano y Arabella abrió los ojos como platos, ¿cómo había hecho eso? ¿Ella también podía hacerlo? Se miró las suyas y sin pensarlo, entró al garaje. – ¿Cómo…? ¿Yo también puedo? –seguía mirando sus manos cuando chocó contra una caja, alzó al fin la mirada y se sentó sobre ella, observando a Mario– Nosotros somos… Esto es magia o… –le pasaban muchas preguntas por su cabeza pero no acababa de formular ninguna, estaba demasiado ocupada dándose cuenta de los pasados acontecimientos, analizándolos y dándose cuenta que había sido ella la causante del fuego.

Volvió la vista a sus extremidades y las miró atentamente, por todos los rincones, sorprendida– Wow –cerró los puños y los abrió, pensándose que así saldría la llama. Pero no, no debía ser tan sencillo como eso. – Arabella. Mi nombre es Arabella –se presentó, a pesar de que el hombre le había dicho que llevaba tiempo vigilándola y seguro que sabía su nombre.
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell (Flashback) – Priv.

Mensaje por Mario P. Gómez el Lun Jul 20, 2015 12:47 am

No me extrañaba en absoluto la reacción que estaba teniendo por que era algo normal, eran muchas las preguntas que se le irían apareciendo con el tiempo y a las cuales no tenía ningún problema de responder pero todo a su debido tiempo, como debía ser. Nada mas entrar cerré la puerta a cal y canto, no se veía ningún movimiento por las calles, supuse que al menos podríamos tener un tiempo para charlar - Si, tú también puedes... pero debes de practicar tu don para no convertirte en una persona peligrosa - tampoco quería crearle paranoias en la cabeza, aun así tenía que saberlo por su propio bien y seguridad de los de su alrededor. Ya no era el daño que les podía causar si no la reacción de la familia cuando se enterase, dado el desconocimiento del poder que tenía la chica supuse que sus padres no tenían ni idea de esto, no lo sabía con certeza pues no había tenido padres y mucho menos se de ellos pero seguro que ya a la corta edad hablaban al respecto con sus hijos - Si quieres llamarlo magia será magia aun que puede que haya algo más pero lo desconozco.. - me rasqué la nuca, ni siquiera yo sabía por que tenía este don.

-Bonito nombre, Arabella.. si tuviese una hija ese nombre me gustaría- la elogié para intentar acercarme más a ella, aun que no negaba que fuese un bonito nombre pues esas palabras habían sido sinceras - Verás, no pretendo secuestrarte ni nada por el estilo... te he estado vigilando desde hace unos días y hasta hoy no me he atrevido a acercarme a ti... quizás para que no pensases nada extraño, además de que esta máscara da un poco de miedo, lo admito - me reí después de señalar la máscara que colgaba sobre el cinturón - Pero tienes que venir conmigo, una persona como tú necesita aprender a controlar su don para no causar daño a nadie, además, más tipos como el de antes comenzarán intentar atraparte, tu mejor opción ahora es confiar en mi - me moví por el garaje cotilleando todo lo que había, más que un garaje parecía una mini-casa o bien conocido como loft pues había todo tipo de muebles e incluso una nevera, mi sorpresa al abrirla y ver una cerveza en el interior no tenía palabras, sin dudar lo agarré para pegar un trago

-Supongo que tendrás algunas preguntas... aquí estoy mientras intento convencerte -tenía claro que no iba a irme de aquí sin conseguir convencerla, aun que tuviese que hacer lo imposible.
avatar
Mario P. Gómez
Professeur


Mensajes :
18
Fecha de inscripción :
15/07/2015

Perfil de Mario P. Gómez

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell (Flashback) – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Jue Jul 23, 2015 11:23 pm

No quiero ser una persona peligrosa –frunció el ceño, recordando lo que había sucedido minutos antes en el callejón, con aquel hombre que se había abalanzado sobre ella y había hecho algo que no le había gustado para nada. Recordó, también, como sus manos habían estallado en una llama potente. Se agarró una mano con la otra, observándolas, buscando nuevamente una señal de que aquello había salido de su interior. – ¿Cómo se practica? No sé como lo he hecho, ha salido solo. Estaba asustada y… –se encogió de hombros, pensando que tal vez solo salía así, poniéndose en situaciones que no le gustaban. Y esa idea, le gustaba menos todavía. Ponerse en peligro gratuitamente no, gracias.

Sonrió cuando Mario le hizo un cumplido por su nombre, si no hubiese estado tan nerviosa por los sucesos anteriores, había notado el rubor en sus mejillas. Su sonrisa se esfumó cuando la palabra "secuestro" salió por la boca del hombre. Ups. Eso asustaba. Pero a medida que la conversación avanzaba se relajó ligeramente, expectante de lo que Mario tenía pensado para ella. Irse con él, ahora que se había acostumbrado a vivir con su nueva familia… Se quedó en silencio, observando como él se paseaba por el lugar y abría una lata de cerveza, como si a él esa conversación le fluyera sola, como si no fuese la primera vez que decía aquellas palabras. Ara pensó en cuantos más niños habrían pasado por su situación y frunció el ceño, pensativa.

Tenía preguntas, sí. – ¿Podré despedirme de Béatrice? Ella es mi… madre, ahora –le costó llamarla así, no pasaba bien por el nudo que se había formado en su garganta– ¿Dónde tengo que ir? No quiero estar sola. Tampoco… Sola contigo –no quería que pensara mal, era una manera de decir que si eso era un secuestro como él había negado antes, se oponía rotundamente– Y no quiero tener más miedo, no quiero practicar más si tengo que asustarme otra vez… –no sabía si Mario entendería sus palabras, si entendería su situación, pero debía decírselo o no se quedaba tranquila. Miró nuevamente sus manos y disparó su última pregunta– ¿Porqué a mi? –por qué ella tenía ese poder, que tenía de especial.


Perdón, estaba muy liada estos días <3
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell (Flashback) – Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Perfil de Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Mundo :: Francia

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.