Últimos temas
» Ambientación - Château Chambord.
Mar Oct 13, 2015 1:34 am por Chateau Chambord

» The Last Rebellion - Cambio de botón
Vie Oct 02, 2015 9:14 pm por Invitado

» Woodstock Records (Cambio de Botón - Normal)
Dom Sep 20, 2015 9:13 pm por Invitado

» City of Delusion | Afiliación normal
Sáb Sep 19, 2015 8:17 pm por Invitado

» Fear the walking dead || Normal
Lun Sep 14, 2015 7:01 pm por Invitado

» Secrets entrusted by mistake {Anaëlle}
Sáb Sep 12, 2015 8:50 pm por D. Zane Frost

» Whispers in the Dark ▲ Af. Normal
Vie Sep 11, 2015 7:19 pm por Invitado

» Das mas grima que el bigote de tu prima || Tramas
Miér Sep 09, 2015 9:50 pm por Jewel V. Gallagher

» Jewel ♦ Net
Miér Sep 09, 2015 9:46 pm por Jewel V. Gallagher

1zp6r0z.jpg
↠ Afiliados Hermanos 0/4 ↠ Afiliados Elite 33/33

▄ No se aceptan botones con movimiento o con margenes para elites ademas si no poseen las medidas de los botones estos seran redimencionados.


¿Por qué a mí? – Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Jue Jul 16, 2015 9:43 pm


McDonalds – 14:07h
Con Rage Coarleone
__________________________

Con su dedo índice derecho contaba las monedas que descansaban sobre la palma de la otra mano, separándolas cuando ya las había contado y dejando para el final las monedas más pequeñas para que fuera más fácil e intuitivo. Y rápido, por que estaba muriéndose de hambre y de sed. Ya había pasado más de diez minutos decidiendo si quería una hamburguesa o únicamente patatas y refresco, por que no sabía cuando volvería a Chambord y quería comer allí algo más sano y con sustancia. Aquí, lo único que podía comer se quedaría en su cuerpo por los restos de los restos, era porquería pura, pero un apuro lo tiene cualquiera.

Había pasado todo el día fuera y sobrevivía gracias a unas tortas de arroz bastante insípidas, así que eligió el menú con hamburguesa por que así seguro que no se quedaba con hambre. Suspiró, dándose cuenta que no tenía suficiente dinero para permitirse aquello… Su abuela paterna (de pega, claro) le enviaba un par de billetes de veinte al mes, pero con eso no le daba para todo lo que quería o necesitaba comprar. En esos momentos estaba pelada por que esa mañana había decidido dejar un billete de los nombrados anteriormente como marcapaginas. Tonta, tonta y tonta. Miró a su alrededor, solo quedaba una persona haciendo cola por que había dejado pasar a muchos desde que estaba allí. Un chico detrás de la barra llamó su atención con un "siguiente".

Se colocó frente al chico, al cual miró con su mirada más tierna y sonriendo tímidamente, intentando que así le diera pena, o cualquier otra cosa con tal de que le fiara un par de euros. – Hola, verás… Tengo esto, pero me muero de hambre, yo… –el chico no la dejó acabar que ya estaba negándole con la cabeza– Es que… –no le dejaba terminar. Seguro que si fuera cinco años mayor, el chico le regalaba la comida, pero al ser una cría no podía encandilarle lo suficiente. Su sonrisa se borró, dejando paso a un puchero que acentuó el gruñido de su estómago. – Está bien… Gracias –volteó sobre sus talones con la mirada clavada en su puño cerrado, sin darse cuenta que alguien hacía cola detrás de ella y llevándoselo por delante cuando dio un paso enfurruñada.

Lo único que sintió fue un golpe en la cabeza con algo duro, quizá un codo o un hombro, y un quejido de una voz masculina. Se llevó la mano libre a la frente y miró a la persona con la que había chocado. Su corazón se paró, sus mejillas enrojecieron como dos luces rojas y pensó tierra, trágame. – Lo… Lo siento, ¿te he hecho daño? Qué tonta, cómo te voy a hacer daño… Eres tres veces yo… Quiero decir, de alto. Y grande. No grande de gordo –los nervios se la comieron, necesitaba escapar de ahí– Oh, mira, mi amiga me espera –señaló a la calle y salió corriendo–. ¡Adiós! –pronunció demasiado alto y con demasiado nerviosismo, alejándose de Rage con paso torpe. Tan torpe que por poco se cae al suelo al chocarse nuevamente con otro chico, el cual llevaba su bandeja cargada. ¡Por qué a mí!
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por C. Rage Coarleone el Jue Jul 16, 2015 10:44 pm

No tenía muchas ganas de entrar al castillo y aunque Dominic había decidido que regresar a estudiar un poco era la mejor idea, Rage decidió dejarlo ir sólo porque no tenía intenciones de desaprovechar el tiempo libre que tenía para poder estar lejos de esas paredes de piedra que resultaban una prisión. Sólo y sin mucho que hacer perder el tiempo era lo único que le quedaba y más cuando acababa de surtirse suficientemente bien de droga con su fabricante para seguir abasteciendo a los adictos dentro del castillo y junto con la droga también había cobrado su paga que no podía negar era mucho mejor de lo que pensaba.

Con bastante dinero en su cartera y al tener un nulo número de caprichos que satisfaser, el hambre era lo siguiente en la lista, encontró un restaurante de comida rápida que solía frecuentar cada fin de semana junto con Dominic en busca de un poco de comida ya que no estaba de ganas de ir al castillo por comida y desperdiciar su poca libertad, la cual parecía traer buenas noticias consigo ya que Arabella su pequeña hermana se encontraba en la fila con tres o cuatro personas que le separaban de ella, dibujó una mueca en busca de algún acompañante no deseado y esperó a ver si alguien se le acercaba, lo cual jamás sucedió.

El moreno se sorprendió al ver que la pequeña rubia dejaba pasar a todos en la fila, se moridó el labio y justo cuando llegó a colocarse detrás de ella le observó y cuando llegó su turno escuchó atentamente su conversación con el cajero, se relamió los labios sin saber muy bien qué hacer en ese caso y cuando menos lo esperó alguien chocó contra él, se quejó pero retuvo una grosería al notar la melena rubia. Se quedó en completo silencio mientras la escuchaba decir un montón de tonterías y cuando estaba por carse al suelo la retuvo del brazo — Ven aquí — la jaló sin lastimarla ayudándole a ponerla de pie y miró de reojo al chico que parecía estar molesto, le tendió un par de billetes que contemplaban su perdida y más — Creo que eso cubre tu daño — no permitió que el chico siguiera hablando y se giró para ver a su hermana — ¿Te encuentras bien? — preguntó en un tono amable que no sabía de dónde carajo había salido, quería abrazarla y decirle que la había estado echando de menos pero no podía hacerle eso, no podía hacerle más daño del que ya había logrado marcar para el resto de su vida.
avatar
C. Rage Coarleone
Sub-Lider Feu


Mensajes :
61
Fecha de inscripción :
13/07/2015
Edad :
24
Localización :
not here

Perfil de C. Rage Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Jue Jul 16, 2015 11:12 pm

Oh no, no, no… La situación empeoraba. No solo había llamado la atención de Rage, si no que él habría notado su nerviosismo y además había tenido que agarrarla para que no cayera de morros al suelo. Se recompuso tan rápido como pudo, clavando los pies en el suelo para no volver a caer y observando como Rage le ofrecía dinero al otro. – ¡No! –exclamó, sintiéndose muy mal por que otros tuvieran que pagar sus problemas. – No, de verdad que no hace falta, estoy bien –miró al chico que estaba recogiendo su bandeja y se agachó para acercarse a él– Lo siento, de veras, pero él no tiene que pagar eso… Ha sido culpa mía… –miró a Rage con súplica, tragando saliva con dificultad. Uf, se sentía fatal. El chico agarró el dinero, la bandeja, y se largó rápidamente.

Suspiró, dándose por vencida con aquel chico por que Rage todavía la tenía agarrada del brazo y no quería echar a correr. Sería dar más espectáculo. Agachó la mirada, avergonzada– No deberías haberlo hecho, yo… habría conseguido el dinero –le tendió el puño con las monedas y alzó la vista para encontrarse con él– En la habitación tengo más, después te lo pagaré, lo juro –. Si antes tenía las mejillas coloradas, ahora le ardían tantísimo que creía que saltarían chispas. Se llevó ambas manos a la cara, apaciguando un poco el calor abrasador que sentía.

Intentó relajarse, pero el tener a Rage delante después de tal circo que había montado, tenía con los nervios por los cielos. Suspiró nuevamente, bajando la mirada por que no podía mirarle y sentir esa conexión extraña que había entre ambos. ¿Él la sentía? Oh, si fuese así sería tan… Bonito. Una parte de ella era tan ingenua como para creer que él, en algún momento, también sentiría algo así al verla y saltarían chispas y… Sueños, son solo sueños. – Gracias –se atrevió a decir con un hilo de voz.
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por C. Rage Coarleone el Vie Jul 17, 2015 12:42 am

Se quedó en silencio ignorando por completo las peticiones de la rubia, no iba a dejar que ella se metiera en problemas si él era quien podia solucionarlo y un poco de dinero era nada a comparación de todo lo que el joven Coarleone haría por ella, no podía permitir que alguien le hiciera daño y lo único que tenía prioridad para él era el bienestar de la joven rubia de mejillas rosadas y labios color carmín que tenía delante de sí mismo. Le dedicó una sonrisa de medio lado y negó ante el puño con monedas dentro que ella le ofrecía — No tienes nada que pagarme — se apreduró a decir mientras observaba fascinado aunque sin mostrar interés en su rostro todo lo que la joven hacía, parecía nerviosa y no lograba entender el por qué.

Entrecerró los ojos y cuando ella volvió a hablar para agradecer, se relajó tan sólo un poco más — Somos FEU y debemos apoyarnos entre nosotros ¿No? — adoraba poder verla y poder estár tan cerca de ella y de una u otra forma no iba a desperdiciar esa oportunidad que probablemente no fuera arepetirse nunca — No pude evitar escuchar tu pequeña charla con el cajero ¿Te importa si te invito a comer? Mi hermano me dejó sólo y realmente no me gusta comer sólo así ambos salimos ganando — una enorme mentira, amaba comer sólo pero cuando se trataba de Arabella podía comer con ella el resto de su vida y podía ser incluso más feliz que buscando su propia soledad — No acepto un no por respuesta, es más ven conmigo — avanzó junto con ella de vuelta a la caja donde todos se habían quedado mirando la escena anterior y pidió dos paquetes de haburguesa, papas y refresco, pagando con un billete de gran denominación y segundo después recibiendo el camibio junto con el ticket. No estaba seguro de lo que acababa de hacer, pero lo hecho, hecho estaba y si podía ganarse una comida con su hermana después de muchos años lo valía y lo valía muchísimo
avatar
C. Rage Coarleone
Sub-Lider Feu


Mensajes :
61
Fecha de inscripción :
13/07/2015
Edad :
24
Localización :
not here

Perfil de C. Rage Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Vie Jul 17, 2015 2:46 am

Aaay… Era encantador. Su rubor se mantenía latente, culpa de la mirada y la sonrisa ladeada que Rage lucía en su rostro de chico malo. Había escuchado decir que era solitario, que no le gustaba la gente… Pero en esos momentos se le veía un chico amable y con don de gentes. Tal vez se había dado cuenta de lo prendada que estaba Arabella de él y no quería ser grosero con ella. O quizá solo estaba siendo simpático por que había fumado mucho. Y su última teoría es que necesitaba o quería algo de ella, pero como no fuera el colgante de su madre que era lo único que llevaba encima con valor (únicamente sentimental, ya que no era oro ni tenía perlas) no entendía el por qué de su simpatía. Quería pensar que el resto se equivocaba y que era así realmente.

Lo haré de todos modos –susurró, más para si misma que para él, ya que no quería ponerse a discutir por aquel tema. No le gustaba que otros pagaran sus platos rotos y muchos menos deber dinero a alguien. Ese dinero, no sabía cuanto, sería devuelto a su dueño y si hacía falta con intereses. Sonrió tímidamente cuando le recordó que los FEU deben estar unidos– Sí, somos como hermanos, debemos cuidarnos los unos a los otros… –ella no había tenido ningún hermano, pero cuando su madre le comentó que quería tener otro hijo, ese sentimiento de protección hacia una persona todavía inexistente latió con fuerza en su interior. Eso debería sentir hacia el resto de su grupo, eran como troncos tallados de un mismo árbol.

¿Eh? ¿Qué…? –¿la estaba invitando a comer? Ay, su corazón. Que explota. No. Puede. Ser. Paro cardíaco y fogonazo para revivirla. Todo eso pasó en su interior en un solo segundo. – No… No hace falta, yo… Puedo ir a comer al castillo… –en realidad no quería ir al castillo, quería quedarse ahí, con él. Pero tenía que hacerse un poco la difícil, cosa que no funcionó del todo bien por que se dejó llevar hasta la barra donde pidió dos menús. Casi. A la próxima no fallaría. – Tendré que hacerte unos pasteles de arándanos para compensar tu buena acción, me salen riquísimos –sonrió ampliamente al recordar quien le enseñó a hacerlos y pensó que había sido una idea tonta, quizá ni le gustaban o le parecía ridículo que una cría le regalara pastelillos. Se llevó una mano a su melena y la peinó, nerviosa. – ¿Dominic ha ido al castillo? ¿Está bien…? –no quería ser una entrometida, pero no verlos juntos se le hacía extraño.
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por C. Rage Coarleone el Dom Ago 02, 2015 4:46 am

Si tan sólo lo superas, dijo para sí ante el comentario de la rubia, ambos compartían la misma sangre y sólo uno de ellos lo sabía pero el argumento de pertenecer a la misma línea de don le había hecho ganarse un título que quizá no se merecía pero que tenían tatuado en la piel, quería abrazarla y no soltarla, recobrar todo el tiempo perdido pero eso sería pasar el límite y prefería dejar la verdad por bastante tiempo más antes de permitirse ser odiado por una joven tan bella como lo era su hermanita. Le miró sin importarle que ella pudiera verle, era hermosísima y se veía tan adorable ruborizada que podría tomarle una foto para guardar el recuerdo y ni así sería suficiente, definitivamente era un ángel y uno que por el momento merecía la protección en vez de darla.

Apretó los labios ante su forma de pago, odiaba lo dulce ¡Joder que sí! pero no podía ser grosero con ella y decirle que no, pero tampoco podía despreciarlos cuando se los diera, estaba en un puto dilema y no sabía que hacer, por primera vez en su jodida vida no quería hacerle daño a nadie y ser atento, el único problema era que no sabía cómo lograrlo — Con que te gusta la repostería — sonrió satisfecho de saber uno de los hobbies de su hermana, quizá aprovecharía lo mismo para hacerle algún regalo después o para tener algún sitio para salir con ella que fuera de su agrado — Yo no soy muy fanático de lo dulce pero si me aseguras que los cocinarás tú, podré hacer una excepción — ya no había marcha atrás, lo había dicho y ahora tenía que cumplirlo, aunque seguro que un poco de azúcar en su sistema no sería nada que no pudiese soportar, sobretodo cuando se trataba de Arabella.

Avanzó junto con la pequeña rubia hasta una mesa lejos de toda la gente así no estaría incómodo y con ganas de marcharse lo que les dejaría a ambos un buen sitio donde poder charlar sin ser interrumpidos por absolutamente nadie  — Ha querido ir a estudiar un poco.. digamos que es mucho más aplicado que yo en ese aspecto — sonrió de medio lado al pensar en su hermano como el nerd que pasa toda la vida tras los libros, pero no podía negar que su hermano también se defendía en el área de dominio del don — ¿Por qué la pregunta? — tomó asiento y depositó la bandeja en la mesa, entre ambos mientras entrecerraba los ojos ante una respuesta rápida a su anterior cuestionamiento.
avatar
C. Rage Coarleone
Sub-Lider Feu


Mensajes :
61
Fecha de inscripción :
13/07/2015
Edad :
24
Localización :
not here

Perfil de C. Rage Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Lun Ago 03, 2015 3:42 pm

Observó al dependiente mientras servía la bandeja, no quería parecer una acosadora mirando fijamente a Rage, así que se limitó a mirarle por el rabillo del ojo de vez en cuando. En un momento en que lo hizo se encontró con su mirada y rápido apartó la suya. La había pillado, ¿o ella a él? Bueno, en cualquier caso ambos estaban mirándose y el por qué se centraba en él. ¿Porqué la miraba? Quizá tenía algo en la cara. Uf, debía ir al baño. ¡Deja ya las tonterías, Bella! Se recordó a si misma que no se volviera loca con bobadas y suspiró para tranquilizarse.

Vaya, a Rage no le gustaba el dulce. – Oh, ¡puedo hacer cualquier otra cosa! Los pasteles de arándanos son mi especialidad, los hacía con mi madre –su mirada se emborronó por un segundo, culpa de una lágrima que quedó reducida a nada en un abrir y cerrar de ojos, literal. Se recompuso, todavía no estaba preparada para hablar de ello y mucho menos para contárselo a Rage en aquel restaurante. – Pero recuerdo unos bizcochos de beacon, ¿te gusta el beacon? Seguro que me salen bien, si no podría practicar antes. ¡O de queso! O de ambas cosas, también podrían estar buenos –se había ido por las ramas nuevamente. Cuando estaba nerviosa hablaba por los codos. Miró a Rage con expresión de disculpa y después empezó a caminar sin decir palabra, no quería ser una pesada charlatana.

Se sentó frente al Feu y se llevó una patata a la boca antes de empezar a hablar nuevamente– No sé, se me hace raro no verte con él –una pequeña sonrisa se formó en sus labios y siguió con lo suyo, moviendo las manos mientras hablaba, paseando una patata de arriba para abajo que todavía no había llegado a su boca– Siempre vais el uno con el otro, pero supongo que es normal, yo si tuviera una gemela también iría con ella a todos lados –o eso suponía ella. A veces lo había pensado y le gustaba demasiado la idea de compartirlo todo, incluso el dolor de perder a su madre. Todo habría sido más fácil si no hubiera estado sola. – ¿Tenéis como… alguna conexión? –sonó muy tonta, así que intentó arreglarlo– Quiero decir, siempre dicen que los gemelos tienen una conexión que se entienden sin necesidad de hablar, quizá vosotros podéis… No sé, hablar a distancia o algo así. Sería… divertido –se calló de golpe. Menuda tontería acababa de decir.
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por C. Rage Coarleone el Mar Ago 04, 2015 11:39 pm

Un revuelco en el pecho del Coarleone le hizo perder la compostura durante un instante que para su suerte Arabella no pudo ser capaz de notarlo ya que tan rápido como se dió cuenta volvió a su actitud inicial. No pudo evitar sentirse culpable por el rostro de esa joven cuando hablaba de su madre; Si tan sólo supieras repitió por segunda vez en su cabeza, odiaba sentirse el malo de la película y quizá en verdad lo era pero su madre no podía tener el papel de víctima en una historia que comenzó por sus malas decisiónes sumadas a las peores de su padre quien en conjunto lograron destrozar una familia y separar a los gemelos de la única razón para permanecer dentro de esa casa, jurando que siempre cuidarían de una bebé que hasta hacía poco no creían que siguiera con vida debido al odio que su madre juraba por los que eran como ellos — ¿Beacon? ¿Estás de broma? — soltó liberando cierto entusiasmo en su voz, adoraba el beacon.

— Lo que tu quieras preparar estará perfecto, aunque ya he dicho no tienes que agradecerme por nada — guiñó un ojo y posó la vista sobre su hamburguesa — Nunca hemos intentado la telepatía pero sí sabemos cuando algo va mal, las mujeres lo llaman sexto sentido nosotros le decimos twin power, ya sabes cuando uno sabe que su gemelo está en peligro por una sensación en el pecho o cuando le vemos intentanto aparentar ser feliz pero realmente no lo está, ahí es donde nosotros nos damos cuenta de cosas que la gente normalmente no ve o no quiere ver, pero ese tipo de sensaciones no son exclusivas de los gemelos, tengo entendido que los hermanos también las tienen, es como un instinto de supervivencia, en manada todo es mejor — se mordió el labio, recordando la sensación al verla a ella por primera vez, después investigando su nombre y finalmente llegando a la conclusión de que esa joven rubia de mejillas rosadas era su Arabella.

— Pero mejor dejemos de hablar de mis gustos en comida y de mi insoportable hermano — bromeó con esto último — ¿Qué me puedes decir de ti? ¿Cómo llegaste a Chambord y por qué lo hiciste? — tomó su hamburguesa y le retiró el papel que la envolvía hasta la mitad para poder comenzar a comerla, dándole un mordisco y masticándolo un par de veces antes de tragarlo y volver al principio al mismo tiempo que posaba la vista sobre su acompañante, no de una forma incómoda sino más bien como costumbre cuando entablas una conversación con alguien, aunque siendo sinceros no quería quitarle la vista de encima.
avatar
C. Rage Coarleone
Sub-Lider Feu


Mensajes :
61
Fecha de inscripción :
13/07/2015
Edad :
24
Localización :
not here

Perfil de C. Rage Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por Arabella H. Coarleone el Sáb Ago 08, 2015 2:00 pm

¿Por qué era tan amable con ella? ¡Así era imposible no poner cara de tonta al verle! Es que se quedaba embobada, como si la conexión que sentía con él quisiera decirle algo pero no podía, únicamente le atraía a él y le dejaba el resto a su suerte. Y no era fácil adivinar qué, ni tampoco la razón por la cual era simpático con la rubia, siendo más cortante con el resto de personas. Arabella no lo entendía, la verdad.

Sonrió al adivinar los gustos de Rage– ¡Genial! Haré de los dos, Margaret me deja utilizar la cocina si le doy un par de pastelitos. Es la chef de Chambord, por si no la conoces, es una mujer encantadora… Quizá ella me puede ayudar con los salados –miró al horizonte con su última frase, pensando si la cocinera le echaría una mano por un par de pasteles más en su cuenta.

Rió al escuchar twin power, no sabía por qué pero le había hecho gracia. Le miraba atenta, bebiendo de su refresco y pensando nuevamente en su conexión. Sería imposible que fuera eso, por lo que dejó escapar ese pensamiento y llegó a su mente el día en que se encontró de frente con ambos hermanos. Fue amor a primera vista. – Suena genial, yo siempre he querido un hermano pero no ha sido posible –se encogió de hombros, restándole importancia. Y entonces llegó la pregunta del terror, aquella que no había respondido a nadie por el momento y que solo Mario conocía. ¿Sería Rage el indicado para explicarle la historia? ¿Podría hacerlo?

Se llevó la hamburguesa a la boca para ganar más tiempo, para pensar en qué decir y qué no. Era complicadísimo aquello. Cuando tragó, con dificultad por que estaba nerviosa, miró a su acompañante a los ojos y suspiró– Pues… Yo salía del colegio, en París –empezó segura, pero su voz iba temblando a medida que hablaba– y Béatrice, mi madre… adoptiva –tuvo que aclararlo por que sentía que no podía dejar la palabra madre y Béatrice solas en una misma frase– me dejó volver sola a casa, como si no fuera lo suficiente mayor –se apresuró a decir por que le daba vergüenza admitir que era demasiado pequeña como para ir sola por ahí– y pasé por un camino por el que me encontré con un hombre el cual me dijo Mario que me quería secuestrar, o algo así –todavía no se había enterado del todo, ella solo recordaba sus manos recorriéndole el cuerpo, detalles que no le explicaría a Rage en aquel momento– entonces le quemé la cara, sin saber que había sido yo, lo digo de verdad… Y poco después apareció Mario con una máscara horrible y me persiguió, un poco más y me da un ataque al corazón del susto –bromeó, quitándole hierro al asunto– me explicó por qué debía venir a Chambord y controlar el poder, no quería ser peligrosa y andar por ahí quemando a la gente… Así que Mario me trajo aquí –.

Tragó saliva, no esperaba que él la juzgara por que según lo que ella sabía sobre Chambord, todos habían llegado allí por que no habían controlado su poder.
avatar
Arabella H. Coarleone
Feu


Mensajes :
33
Fecha de inscripción :
15/07/2015
Edad :
17

Perfil de Arabella H. Coarleone

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mí? – Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Perfil de Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.