Últimos temas
» Ambientación - Château Chambord.
Mar Oct 13, 2015 1:34 am por Chateau Chambord

» The Last Rebellion - Cambio de botón
Vie Oct 02, 2015 9:14 pm por Invitado

» Woodstock Records (Cambio de Botón - Normal)
Dom Sep 20, 2015 9:13 pm por Invitado

» City of Delusion | Afiliación normal
Sáb Sep 19, 2015 8:17 pm por Invitado

» Fear the walking dead || Normal
Lun Sep 14, 2015 7:01 pm por Invitado

» Secrets entrusted by mistake {Anaëlle}
Sáb Sep 12, 2015 8:50 pm por D. Zane Frost

» Whispers in the Dark ▲ Af. Normal
Vie Sep 11, 2015 7:19 pm por Invitado

» Das mas grima que el bigote de tu prima || Tramas
Miér Sep 09, 2015 9:50 pm por Jewel V. Gallagher

» Jewel ♦ Net
Miér Sep 09, 2015 9:46 pm por Jewel V. Gallagher

1zp6r0z.jpg
↠ Afiliados Hermanos 0/4 ↠ Afiliados Elite 33/33

▄ No se aceptan botones con movimiento o con margenes para elites ademas si no poseen las medidas de los botones estos seran redimencionados.


Historia de Chambord y Su Actualidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia de Chambord y Su Actualidad

Mensaje por Chateau Chambord el Miér Jul 01, 2015 4:14 am

Ambientación
”Ya no hay hilos en mi.”

3:00am. 100 años atrás.  Francia.

Otro estruendo se escucho dando como resultado el derrumbe de una de las cúspides de Chambord, como si fuera una simple pluma sepultando a quien sea que este dentro y debajo de ella. Sólo había gritos y caos. ¿Qué más se podía hacer?. Château Chambord estaba siendo destruido. Se trataba de una comunidad, una sociedad, que ni siquiera había dado señales de existencia, ni una sola advertencia de la destrucción que planeaban. Un plan realmente bueno en estrategia, rozando la perfección. Habían llegado y arrasado con todo lo que se encontraba dentro, tomando por sorpresa a todos, incluso a Pierre quien era el guardián y rector de la institución, el que podía ver y escuchar todo lo que se encontraba en la galaxia, pero esta vez fueron incluso más fuerte que él, los tomaron desapercibidos. Nadie tenía esperanzas.

Batallaron hasta el último respiro. Las mujeres más jóvenes se encargaban de cargar a los niños, pues para ese entonces el castillo albergaba todo ser que naciera con un don, una capacidad, que sea diferente, desde bebés hasta ancianos, todos eran recibidos y ahora la gran mayoría estaba descansando en paz. Entre rocas, rayos, ráfagas de viento, las tres jóvenes, quienes aún no se conoce sus nombres, llevaban a gran parte de los infantes y bebés de la sección norte del castillo a ‘la zona segura’, esperaban encontrar allí al resto del escuadrón joven de seguridad con los otros niños. Todos los que fueran posibles.

No se atrasen. Vamos, vamos por favor. No dejen de caminar. Todo estará bien, todo estará bien. –Pronunció la más pequeña tratando de auto-convencerse de sus palabras mientras, con la mejor delicadeza que podía por la situación, empujaba débilmente a Pietro. Aunque quisieran mantener la calma ellas más que nadie sabían en qué acabaría la pelea, lastimosamente cargaban el gran peso de consolar al resto del próximo futuro. Era el escuadrón más preparado para las emergencias, pero no estaban listos para perder a sus seres queridos. Aún eran inexpertos y ni siquiera habían visto la cuarta parte de lo que vendría más adelante. Las otras jóvenes corrieron hacia adentro y saltaron hacia lo que parecía ser el vacío, la última joven alentó, dejando la desesperación que traía en ese momento dejando de lado, que saltaran pues dentro estaba la guarida. Los empezó a numerar luego de que los infantes mostraran una notable valentía saltando hacia dónde no sabían qué había, pero confiaban, creían en ellas.– Thomas, Leny, Michel,  Loghan, Magot, Lisange, Noah… ¿Noah? –Preguntó a voz alta mientras observaba todos lados, el pequeño de cabello rubio no se encontraba en ningún punto de su campo de visión y se desesperó. Sintió que su corazón se achicaba y no era mucho menos. Camino con cierta rapidez por los pasillos ruidosos, entre las rocas, entre la guerra. Pudo observar, luego de unos segundos eternos de búsqueda, al niño abriendo sus ojos de forma grande, sorprendido, observando tal destrucción, tanta violencia, tanta sangre derramada por seres del mismo don. Por quienes tendrían que ayudarse entre los unos y los otros. Pero no era así. Nunca sería así. No solo los humanos podían llegar a tener tanta maldad dentro de sí mismos.

Pero el tiempo se detuvo cuando una mujer alta, de sedoso cabello y ojos verdes atravesaba la espalda del profesor Pierre y lo congelaba por dentro. Sus ojos, sus ojos.–¡No!, ¡no!.–  El rostro de la joven y de Noah no lo podían creer, solo la despertó los gritos desesperados del niño. Concordaban en algo: ya no había esperanza, de ninguna forma. Ya todo estaba perdido. Debían huir antes que no haya escapatoria, antes que se den cuenta por completo que ellos estaban ahí, que el grito salió de Noah y que el dolor que perforaba sus propios pechos era tan grande, demasiado. Ella contuvo las lagrimas, el dolor y el miedo, tomo al niño por la cintura y lo alzó corriendo con toda la fuerza que tenia, que le quedaba y saltó.

El saltó sin mirar atrás. Pero Noah no quería dejar de hacerlo.

Se escucho otro estruendo más fuerte, Chambord ya no existía.

Dos meses más tarde, los sobrevivientes salieron de la guarida. El miedo, la tristeza, el dolor  se podía sentir en el ambiente, no podían hacer otra expresión, no podían sonreír, se sentían solos, vacíos, acorralados. Todo lo que habían armado ya no existía. Veían el castillo destruido y un campo vacío. Eran pocos, muy pocos, pero entre ellos habían héroes.

Los héroes de Chambord.
avatar
Chateau Chambord
Administracion


Mensajes :
93
Fecha de inscripción :
28/05/2015

Perfil de Chateau Chambord

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia de Chambord y Su Actualidad

Mensaje por Chateau Chambord el Jue Jul 16, 2015 2:22 am

Situacion Actual

”Confía en pocos, teme al resto.”

2015. Château Chambord.

“–Y  así, señores, señoras demostramos el por qué de esta guarida. El por qué tenemos que estar encerrados y tememos hasta de nuestra propia sombra. Tenemos que mantener la paz, por nosotros y por las futuras generaciones. No volvamos a generar caos, miedo, pánico. Tomemos la paz y multipliquemosla, enseñemos a nuestros hijos, sobrinos, nietos qué es tener un don y usarlo para el bien. La paz no esta sobrevaluada, es posible y debemos conseguirla. Muchas gracias.–“  

El, ya hombre, de cabellos rubios bajo de la tarima luego de varios aplausos y se soltó tan solo un poco la corbata al sentirse atado por tanta formalidad. Noah ya era todo un adulto. Uno de sus dones era crecer de forma lenta, pausada, ese era la razón por la que, luego de tantos años, él era el nuevo rector. Gracias a él y a todos los héroes el castillo volvió a funcionar, levantaron roca por roca y la habían colocado en su lugar. Aún mantenían las pertenencias de Pierre y lo consideraban el gran maestro que siempre fue, Noah siempre lo citaba pues lo admiraba, el gran creador de tanto bien para tantos jóvenes. Pierre definitivamente significó demasiado para todos, incluso para las generaciones que le siguieron.

Se alejó del salón principal del castillo con una gran sonrisa en el rostro, levantando una mano en forma de saludo y despidiendo a los mas allegados. No le interesaban demasiado los eventos sociales, pero el banquete seguiría a cargo de sus compañeros y amigos. Abrió las grandes puertas que caracterizaban a la institución y observó toda la construcción con una inmensa sonrisa en el rostro que no podía dejar de dibujarla, se sentía orgulloso. Desde aquel día todo fue prosperidad para Chambord, lograron volver a abrir las puertas y a albergar a las pocas personas que se animaban a confiar en el otro, sabía que la confianza no volvería, debía ser trabajada y el no bajaría los brazos jamás. Lucharía hasta encontrar hasta el ultimo hombre con don que desee hacer el bien, que desee ayudar a la comunidad y que quiera conocer todos los parámetros de su capacidad y como hacer para que se vuelva un bien. Él quería una verdadera paz y no bajaría los brazos hasta al menos llegar a observarla a lo lejos.

Nickolay. Que haces aquí?, no deberías estar durmiendo? –El pequeño ocultó una bolsa detrás de su espalda. Mientras observaba fue ocultando su sonrisa al menos por un momento. –¿Caramelos nuevamente? Debes cuidarte los dientes. –Enarcó una ceja y luego rió con suavidad colocándose de cuclillas para quedar a su misma altura. –Pero, sh, este sera nuestro secreto, ¿vale? –Ambos sonrieron, Noah despeinó el cabello del niño y este corrió hacia las escaleras, pudo observar a lo lejos como mojaba el suelo con su don y patinaba en el mismo con felicidad. Noah negó reiteradas veces y suspiro tronando sus dedos para secar el desastre que estaba haciendo el niño. Chambord era exactamente eso: sonrisas, y nadie les quitaría a paz que habían conseguido con mucho esfuerzo.

Pero, ¿Realmente estaba todo terminado?
avatar
Chateau Chambord
Administracion


Mensajes :
93
Fecha de inscripción :
28/05/2015

Perfil de Chateau Chambord

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.